Andrés Manuel López Obrador tomó protesta como presidente constitucional de México este sábado.

El presidente recitó las palabras establecidas en el artículo 87 de la Constitución mexicana:

“Protesto guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen y desempeñar leal y patrióticamente el cargo de presidente de la República, que el pueblo me ha conferido de forma democrática por el bien y la prosperidad de la unión, y si así no lo hiciera que la nación me lo demande”, recitó.

López Obrador recibió la banda presidencial de Porfirio Muñoz Ledo, presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, momentos después de que el mandatario saliente, Enrique Peña Nieto, hiciera entrega de la misma.

Esta semana, el Senado de la República aprobó el cambio por el que este símbolo regresó a su diseño original de colores: verde, blanco y rojo.

De acuerdo con la Ley sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales, la Banda presidencial es emblema del Poder Ejecutivo. Por ello, solo el presidente de la República puede portar el símbolo.

En ella se observa el Escudo Nacional, bordado en hilo dorado, sobre los colores verde, blanco y rojo. Los extremos rematan con un fleco dorado.

López Obrador afirmó que hoy inicia no sólo un nuevo Gobierno, sino un cambio de régimen político.

“A partir de ahora se llevará a cabo una transformación pacífica y ordenada, pero al mismo tiempo profunda y radical. Porque se acabará con la corrupción y con la impunidad que impiden el renacimiento de México”, dijo en su primer discurso como mandatario.

Antes de dar su discurso agradeció al expresidente, Enrique Peña Nieto, sus atenciones, “pero sobre todo le reconozco el hecho de no haber intervenido, como lo hicieron otros presidentes en las pasadas elecciones presidenciales”.