Patrick Shanahan, exalto ejecutivo de la empresa aeronáutica Boeing, se convirtió hoy en el nuevo secretario de Defensa de Estados Unidos tras la renuncia del general retirado James Mattis, por desacuerdos con la política del presidente Donald Trump.

Shanahan, de 56 años y con formación como ingeniero mecánico en universidades élite de Estados Unidos, fungía como subsecretario de Defensa desde julio de 2017 luego de estar a cargo del programa de misiles de Boeing.

“Patrick tiene una larga lista de logros como subsecretario y antes en Boeing. ¡Será grande!”, escribió Trump en un mensaje de Twitter.

Mattis, de 68 años y quien renunció el mes pasado por desacuerdos con Trump, en especial por su decisión de retirar a las tropas de Estados Unidos en Siria, se despidió la víspera con un mensaje al personal civil y militar del Pentágono: “Agárrense fuerte”.

“Nuestro Departamento ha demostrado ser de lo mejor en los momentos más difíciles. Así que mantengan la fe en nuestro país, agárrense fuerte, junto con nuestros aliados y alineados contra nuestros enemigos”, escribió Mattis, quien tenía previsto dejar el cargo en febrero, pero su salida fue acelerada por Trump.

En su carta de renuncia original, Mattis explicó que su dimisión al cargo permitiría a Trump tener un secretario de Defensa “mejor alineado” con su manera de pensar.

“Mis puntos de vista sobre cómo tratar a los aliados y a considerar tanto a los actores malignos como a los competidores estratégicos, están fuertemente respaldados e informados por más de cuatro décadas de inmersión en estos temas”, dijo el excomandante de las Fuerzas Armadas en Afganistán.

Mattis consideró que Estados Unidos debería hacer todo lo posible para promover un orden internacional “más propicio para nuestra seguridad, prosperidad y valores, y somos fortalecidos en este esfuerzo por la solidaridad de nuestras alianzas”.

Sin embargo, Trump sugirió en su momento que las relaciones con algunos aliados, sobre todos los europeos, son complicadas e insistió que muchos de estos gozan de la protección que Estados Unidos brinda a través de alianzas, como la OTAN, sin pagar sus cuotas correspondientes.

“Estamos subsidiando sustancialmente a los ejércitos de muchos países ricos en todo el mundo, a la vez que esos países se aprovechan totalmente de Estados Unidos y de nuestros CONTRIBUYENTES en comercio. El general Mattis NO VE ESTE PROBLEMA. Yo SÍ y está siendo arreglado”, aseguró Trump.