Por Francisco Garfias

Los ocho diputados ex perredistas aludidos ayer en este espacio ejercieron su derecho de réplica. En una carta que ayer enviaron a Ernesto Rivera, director general de Excélsior, con copia a este reportero, niegan que les fueran ofrecidos 150 mil pesos –y la permanencia en sus espacios– a cambio de abandonar la bancada amarilla y votar con Morena en San Lázaro.

Dice la misiva en su parte substancial:

”Queremos dejar muy claro que todo ello carece de fundamento. Los legisladores que fuimos mencionados por Francisco Garfias rechazamos tajantemente tales afirmaciones, así como las especulaciones ahí publicadas. Las aseveraciones en nuestra contra demuestran dolo y hablan mal de quien las expresa.

“Nuestra lucha es por una unión de izquierdas, congruentes con lo que ha sido toda nuestra carrera política. Abandonamos la fracción parlamentaria del Partido de la Revolución Democrática por una decisión personal, que cada uno asumió”.

Quiero decirles a los “ofendidos” que no me inventé el asunto, ni hubo “dolo” de mi parte. Salvo a Toledo, Gallardo o Héctor Serrano, a la mayoría ni los conozco. No tengo comentario que hacer sobre los “nobles” propósitos que dicen tener. El que los conozca, que los juzgue.

Ayer me fueron reiterados nuevamente los señalamientos, pero la ética me obliga a respetar el anonimato que solicitaron antes y ahora.

* * *

La réplica es un derecho de los aludidos. En mi obligación publicarla. No me extraña que lo nieguen. Lo extraordinario hubiese sido que lo aceptaran. Pero se han producido una serie de eventos que sólo se explicarían en el marco de un acuerdo de los “independientes” con Morena.

1.- La Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, donde los guindas ya tienen mayoría, dio a conocer un acuerdo que permite a los “independientes” hacer uso de la palabra, como si formaran parte de un grupo parlamentario.

Anteriormente, esos mismos “independientes” sólo podían usar la tribuna cada cinco rondas y eso porque, paradoja, la actual coordinadora de la fracción amarilla, Verónica Juárez, abogó a favor del derecho que todos los legisladores a expresarse.

2.- Los siete independientes –el octavo, Javier Salinas, ya es formalmente de Morena—fueron reubicados en el salón de sesiones muy cerca del grupo mayoritario. Todos conservan sus posiciones en las diferentes comisiones.

3.- A los once que permanecen en el amarillo, por el contrario, los cambiaron arbitrariamente de curul. Eso les provocó problemas. A algunos se les dificultó el acceso al salón de sesiones. No tenían la clave de la curul que ocuparían. No podían registrar su asistencia y votar. La huella era diferente.

La coordinadora del grupo perredista, Verónica Juárez, preguntó quién había dado la orden de hacer los cambios. Nadie sabe, nadie supo.

El muy respetable Porfirio Muñoz Ledo, presidente de la Mesa Directiva, le dijo que no tenía ni idea de quién lo había ordenado, y hasta le aconsejó que mencionara el asunto en el Pleno para el deslindarse de esos movimientos, según Juárez.

“Si no fue la Mesa Directiva o en la Jucopo… lo cierto es que fue entonces el Partido Morena –que encabeza el diputado Mario Delgado— el que llega al extremo de avasallar al contrario”, dijo la coordinadora del PRD.

Juárez mencionó, en particular, el caso de Raymundo García, un diputado que se iba de “independiente”, pero que al final declinó abandonar el PRD. Fue literalmente aislado “en la parte extrema”, cerca de los morenos, cuando debería estar con sus compañeros de bancada. ¿Castigo?

* * *

Muy pronto vamos a saber si hubo o no acuerdo entre Morena y los desertores. Este miércoles, Juárez va a solicitar oficialmente que le sean devueltos al PRD los cargos que ocupan los “independientes” en comisiones.

Quiere, por ejemplo, le sea restituido el espacio de Mauricio Toledo en la Comisión de Gobernación; el de Ricardo Gallardo en Presupuesto; el de Javier Salinas en Puntos Constitucionales. Va a pelear también por el espacio que tiene Héctor Serrano en la de Vigilancia.

Veremos…

* * *

AMLO andaba ayer filoso como un cuchillo. De plano se burló del grupo plural de ciudadanos con posturas políticas distintas que promueve la idea #YoSíQuieroContrapesos. Los calificó de “ternuritas” y de plano los alertó contra el “ridículo”.

En ese grupo hay gente respetable, de todos los horizontes políticos, uno que otro intolerante y un oportunista que quiere aparecer como la cabeza del Grupo: Javier Corral. Y si no, los remito a la foto del gobernador de Chihuahua que sobresalió en primera plana de Reforma cuando se dio la noticia.

Firmaron, entre otros, Agustín Basave y Guadalupe Acosta Naranjo, ex presidentes del PRD; Cecilia Soto, ex candidata presidencial; el senador independiente Emilio Álvarez Icaza; la activista pro derechos humanos Eliana García; el ex diputado Fernando Balaunzarán; el ex presidente del PAN Gustavo Madero.

Pero también la diputada de MC Marta Tagle, el perredista Miguel Alonso Raya, el articulista Raúl Trejo Delabre, el ex vocero de Fox, Rubén Aguilar, el alcalde de SLP, Xavier Nava, y la senadora Xóchitl Gálvez.

Comentó AMLO:

“Ya se reunieron tantos y van a hacer contrapeso. Pero eso es muy ficticio. Es como para decirles ‘ternuritas’. Hay escritores en la prensa fifí, en la academia, gente de derecha, conservadores, pues. Es evidente que no les gusta lo que está sucediendo en el país.

“No nos ven con buenos ojos. Están en contra de nosotros. Todo eso está permitido. Es parte de la democracia. Nada más que no hagan el ridículo, que hagan bien las cosas”.

Por los nombres se dará cuenta de que no hay mucho fifí y que el grupo no es de naturaleza conservadora. Hay de todo.

FIN.