Tras la resolución del Tribunal de Arbitraje del Estado, que le negaba el otorgamiento de toma de nota a Lázaro Mosqueda Martínez como dirigente del Sindicato de Burócratas Sección Mexicali, algunos de sus simpatizantes tomaron las instalaciones de la organización, ubicadas en el Centro Cívico.

Los trabajadores que apoyan a Mosqueda mantienen cerrados los accesos al edificio y se han generado varios conflictos verbales entre ellos y los burócratas afines al actual dirigente Genaro Díaz Reynoso, quien se presume se encuentra en el interior del edificio sindical.

A las 11 de la mañana de este miércoles, los miembros del Sindicato que apoyan a Lázaro Mosqueda acudieron al Tribunal, ya que ahí se resolvería la entrega de la toma de nota que lo acreditaría como dirigente electo de la Sección Mexicali.

Sin embargo, los miembros del Tribunal resolvieron negar dicha toma, debido a que la elección celebrada el 26 de junio, en la que Mosqueda ganó como candidato único, no cumplió los requisitos marcados por los estatutos del Sindicato para llevar a cabo un proceso electoral.

Así mismo, seguidores de Mosqueda Martínez se manifestaron en la Secretaría General de Gobierno, buscando ser atendidos por el titular de la dependencia, Francisco Rueda Gómez. Los burócratas acusan al Gobierno Estatal y a la exdirigente sindical Victoria Bentley de estar detrás de la decisión tomada por el Tribunal de Arbitraje este miércoles.