Por Jorge Morán

Las campañas electorales finalmente han terminado. Concluyen noventa días en que los spots de radio y televisión, folletos, carteles, espectaculares, canciones, cruceros, eventos, debates y, porque no decirlo, ataques entre los candidatos a los distintos puestos gubernamentales a nivel federal se volvieron cosas cotidianas, cifra que aumenta aún más si tomamos en cuenta el periodo de precampañas.

Estos tres meses y medio de presentación de los aspirantes a diputados federales, senadores y presidente de la republica tuvieron como objetivo, no está de más recordar, invitar a los mexicanos a acudir a las urnas y emitir nuestro voto en la tal esperada jornada electoral del 1 de julio.

Se trató de un arduo ejercicio de los candidatos para solicitar el apoyo de quienes conforman el padrón electoral en nuestro país, presentándoles sus propuestas, proyectos e ideas y convenciéndolos de que son la mejor opción para el futuro de México. O por lo menos así es como debió de ser.

“Es lo mismo de siempre, es igual lo que pasa cada sexenio”. Fue una de las respuestas del sondeo que en Enlace Informativo realizamos con motivo de los cierres de campaña, donde le preguntamos a algunos ciudadanos qué opinión le merecieron las mismas.

“Las campañas o los debates que hicieron los presidenciales se aventaban ellos la bolita, se echaban ellos sus broncas, tanto con el gobierno como sus problemas personales”. Comentó José.

“Se ofendieron demasiado por la lucha del poder”. Opinó Ricardo, ciudadano de la tercera edad. “Se pierde la empatía y la simpatía de los candidatos, porque en vez de planchar ideas concretas o más pensantes para el pueblo, es al contrario con ellos”.

“Mejor que nos hablaran, que nos explicaran sus proyectos que tienen para nosotros, estaría mejor, entenderíamos mejor”. Afirmó Elena.

De igual forma, algo que ya es por mucho considerado es la falta de confianza y credibilidad de parte de la población hacia las figuras políticas y entes gubernamentales del país, lo cual puede verse reflejado en el nivel de abstencionismo que existe, siendo Baja California una de las entidades en donde mayores niveles se registran.

“Es inseguro, nos prometen una cosa y al final resulta otra”. Expresó Elena. “No es creíble, no le cree uno ya a nadie”.

“En mi casa no ponemos interés en eso, de todas maneras van a ponerse en el lugar que ellos quieren, van a poner a quien ellos quieren y hacen lo que quieren, y a uno no lo toman en cuenta”. Compartió Marta.

Si bien ya todos los candidatos y partidos políticos cuentan con lo que se denomina como voto duro, no se puede ignorar que aún existen muchas personas que, a escasos días de la jornada, no tiene definido por quien va a votar. Esto se complica más cuando, para algunos, las campañas en lugar de motivarlos a participar solo los han dejado más inseguros.

“No, no me motivaron, en si no se ni por quien voy a votar todavía, y siendo que ya debo de saber por quién, tengo una idea por lo que he mirado, pero quien sabe”. Concluyó por su parte Elena.

“Al principio si me motivaron a votar”. Reconoció Jesús. “Cuando empezaron las campañas empezaron bien, pero nos cambiaron en cierta forma la mentalidad, hicieron un juego que no debe de ser, se hicieron mucho daño todos los partidos”.

Fue así entonces como para algunos concluyeron las campañas electorales para el proceso electoral que concluirá dentro de unas semanas en el cual, por exagerado que pueda llegar a sonar, se definirá el destino de nuestro país. Finalmente, pese a las dudas, solo nos queda cumplir nuestra obligación como mexicanos y participar en el ejercicio de este domingo.