Un sujeto que era buscado por tener en su contra una orden de aprehensión, por el delito de violación impropia en razón de parentesco, fue asegurado por elementos de la Policía Ministerial del Estado.

El detenido, JOSÉ ARMANDO “N”, fue denunciado en abril de 2008 ante el agente del Ministerio Público de la Unidad de delitos Sexuales, por la agresión sexual a la que sometía a su propio hijo, desde que el niño tenía cinco años.

De acuerdo a la madre de la víctima, el pequeño le confió que su papá aprovechaba cuando estaban solos para “hacerle” cosas en sus partes íntimas, pero que no le había dicho nada por miedo a que le fuera hacer más daño.

Agregó que además, el pequeño no comentó nada cuando sucedió la primera vez, porque lo amenazó con golpearla, y como en varias ocasiones fue testigo de la agresión de su papá en contra de ella, prefirió callar.

Por lo anterior, José Armando, fue internado en la cárcel pública local a disposición del juzgado que le sigue el proceso.