CIUDAD DE MÉXICO.- En el primer semestre de 2018, el crimen organizado perpetró más de 11 mil ejecuciones, un promedio de 60 casos por día, aseguró Santiago Roel, titular de la organización civil Semáforo Delictivo.

Advirtió que la cifra representa un récord histórico y es 28 por ciento más que el mismo periodo del año anterior; el incremento, agregó, está impulsado por las ejecuciones por narcomenudeo.

“Estas ejecuciones son producto de una política de drogas equivocada, perversa y caótica. Intentar combatir la oferta de drogas con policías y represión, sólo genera violencia, corrupción y un incremento en el consumo”, dijo.

Ante ello, Roel se solidarizó con el reclamo social de lograr la pacificación del país. “El reclamo de los electores el primero de julio fue muy claro: buen gobierno y paz para el país” .

Señaló que las drogas se combaten con inteligencia, prevención, enfoque de salud e intervención estatal.

“Ninguna droga debe estar en manos de mafias sino del Estado; de eso se trata la regulación, de cuidar a la población de manera efectiva; prohibir no es reducir consumos y regular no es promover drogas”, agregó.

En conferencia de prensa para presentar las cifras de julio recabadas por el organismo, Roel insistió en que los homicidios registrados en México no son ordinarios, sino producto de la defensa de los territorios para la venta de drogas .

“Con plata o con plomo, las mafias se han adueñado de las ciudades de México y han colapsado el Estado de derecho. Esta tragedia va a continuar si no regulamos algunas drogas como primer paso hacia la paz”.

También calificó de “valiente e inteligente” la propuesta de Olga Sánchez Cordero, quien se perfila para ocupar la dirigencia de la Secretaría de Gobernación en la administración de Andrés Manuel López Obrador, de legalizar el consumo de algunas drogas.

“Así lo hemos propuesto desde hace años y finalmente vemos una respuesta responsable, en lugar de las evasivas”, señaló el titular de la organización civil.

En este sentido, dijo que la regulación de algunas drogas es sólo el primer paso, y que se debe trabajar la paz de una manera diferente, con estrategias científicas, información estadística y un enfoque preventivo y social como se expresa en la propuesta de Semáforo Delictivo.

“Los mexicanos estamos cansados del mal gobierno que se manifiesta no sólo en los temas de seguridad, sino en todos los ámbitos; por ello es necesaria una reforma administrativa de fondo, que transfiera el poder a los ciudadanos y garantice el buen gobierno. Tenemos una oportunidad dorada para hacerlo y tenemos experiencia. No hay excusa, es momento de cambiar, con liderazgo ciudadano y compromiso político”, indicó.

Al detallar el análisis a la estadística criminal en México señaló que se detectaron resultados mixtos, pues mientras hubo un alza inusitada en el delito de homicidio en otros como secuestro hubo disminución considerable.

Por ejemplo, comentó que el secuestro bajó 18 por ciento, el robo a casa decreció 8 por ciento; el robo a negocio tuvo una baja del 5 por ciento; asimismo hubo 4 por ciento menos de lesiones dolosas y 2 por ciento menos de extorsiones.

En contraste, los delitos que si registraron un alza son el homicidio, con 15 por ciento; feminicidio, con 11 por ciento; violencia familiar, con 9 por ciento; robo de vehículos, con 5 por ciento, y violación, con 3 por ciento.

“El hecho de que el secuestro haya bajado en la mayoría de los estados del país habla bien de la capacidad de las unidades especializadas en el combate a ese tipo de delitos perpetrados por el crimen organizado”, dijo Roel.