Por Eliott Valdez Montaño

Un desperfecto mecánico y la falta de una respuesta oportuna por parte de la aerolínea Volaris ha provocado que pasajeros externen su molestia tras dos horas de espera para poder despegar.

El vuelo Mexicali-Guadalajara, que saldría a las 11:50 horas, no ha podido despegar del aeropuerto Rodolfo Sánchez Taboada, debido a que la ponchadura de una llanta y la incapacidad para solucionar el problema generó que los pasajeros se quedaran casi dos horas dentro del avión.

Fue hasta la 1 de la tarde cuando se les pidió a los viajeros abandonar la nave y esperar en la terminal aérea para poder reemplazar el neumático; sin embargo, la aerolínea no ha ofrecido una compensación por el retraso, y se limitó a darles un vaso de refresco.

Los pasajeros molestos esperan que la situación se solucione pronto; sin embargo, no descartan acudir a instancias como Profeco, debido a que la aerolinea no ha dado una solución sensata al problema.

Finalmente a las 15:45 horas, casi cuatro horas después de la hora establecida, el vuelo pudo despegar hacia la capital del estado de Jalisco.