Por Jorge Morán

Durante el transcurso del pasado año, alrededor de 120 menores de edad fueron recibidos por el DIF Estatal tras haber sido dejados al nacer en diversas instituciones médicas de la entidad, informó Consuelo Luna Pineda

La Procuradora para la Defensa del Menor y la Familia del DIF en Baja California detalló que en 2017 ingresaron a la dependencia 120 niños a través de los Hospitales Generales de cada municipio, cuyas madres no tenían un domicilio fijo o contaban con referencias de adicción, lo cual en algunos casos derivó en que los menores presentaron síndrome de abstinencia al momento de nacer.

Indicó que todas aquellas mujeres embarazadas que no tengan la posibilidad de hacerse cargo de sus hijos tiene la posibilidad de acudir ante el DIF para entregar voluntaria a sus hijos, otorgando el consentimiento para que sean dados en adopción sin ninguna repercusión legal contra ellas, a diferencia de si los abandonan en el hospital tras su alumbramiento. De 2013 a la fecha, se han registrado 12 casos de mujeres en esta situación en el estado.

“Se les dan 90 días a ellas para que puedan acudir con nosotros a revocar el consentimiento y de no hacerlo entonces ya la ley nos faculta para poder entregarlos en adopción sin promover un juicio de pérdida de patria potestad”. Explicó Luna Pineda.

En este sentido, actualmente el DIF Estatal cuenta con cerca de 250 menores jurídicamente aptos para su adopción, no obstante el 70% de ellos cuenta con más de cinco años de edad, lo cual complica en gran medida su asignación a alguna familia.

“Pocas familias están dispuestas a recibir niños ya de esta edad, la mayoría esperan asignación de un niño de dos años hacia abajo. Estamos trabajando con ellos para ver la posibilidad de la apertura en base a la edad que ellos tienen y la cantidad de niños que tenemos mayores de cinco años esperando una familia”. Finalizó la procuradora del menor.