El Financiero

CHIHUAHUA.- Un enfermero del Instituto Mexicano del Seguro Social, que negociaba plazas y turnos para trasplantes, fue detenido por el homicidio de la enfermera Laura Soto López el 2 de diciembre de 2017.

Jorge Ceballos Almengor fue acusado por el asesinato de la enfermera a la que habría cobrado 80 mil pesos a cambio de conseguirle una plaza de mayor nivel, acuerdo que nunca cumplió.

Además, es señalado como el principal sospechoso del homicidio de cinco integrantes de una familia la noche del pasado 29 de junio y el de un expolicía el 28 de enero pasado, casos por los cuales la Fiscalía General del Estado busca fincarle cargos.

La detención se efectuó el 1 de julio, un día después del ataque a la familia, luego de que un juez libró la orden de aprehensión en su contra. Los agentes de la Fiscalía General del Estado que llevan el caso habían postergado la solicitud de arresto pese a contar con suficientes elementos para su captura por el caso de la enfermera.

De acuerdo con las investigaciones, Ceballos Almengor aprovechaba sus nexos con dirigentes sindicales del IMSS para negociar la venta de plazas y conseguir espacios adelantados a personas en lista de espera para recibir un trasplante de órganos.

A sus ‘clientes’ les pedía grandes cantidades de dinero como adelanto, pero cuando por diversas situaciones no podía cumplir con el acuerdo, prefería asesinarlos antes que regresar el dinero.

El primero de los casos ocurrió el siete de diciembre del año pasado, cuando Laura López Soto -quien laboraba en la Unidad de Medicina Familiar número 2 de esta ciudad- recibió al menos diez disparos con un arma calibre 9 milímetros, esto mientras se encontraba en el exterior de una guardería perteneciente a la misma institución y donde habría sido citada por su victimario.

De acuerdo con los informes del caso, Soto López había pagado 80 mil pesos para conseguirle un nombramiento en un mejor cargo y el encuentro sería para informarle sobre las condiciones del mismo.

El 28 de enero, en una de las zonas de menor afluencia del céntrico parque El Palomar, habría asesinado al joven Hazael Díaz Jáquez quien, según las investigaciones de la FGE, pagó a Ceballos Almengor 100 mil pesos para que le consiguiera una plaza sindicalizada en el IMSS.

Dicho encuentro fue agendado por el enfermero bajo el argumento de informarle los avances del trámite para la plaza.

Durante la detención del enfermero en su domicilio, efectivos encontraron varios documentos oficiales del IMSS, que fueron firmados por Díaz Jáquez como parte de la tramitología para obtener la plaza prometida.

El último de los crímenes lo habría cometido en contra de cinco integrantes de una misma familia, dentro de una vivienda de la colonia Lomas Universidad, la noche del viernes 29 de junio. El acusado presuntamente disparó a las personas con una pistola 9 milímetros, crimen que habría cometido en compañía de otra persona.

La versión dicta que Ceballos pidió 500 mil pesos para adelantar en la lista de espera para un trasplante de riñón al señor Daniel Gregorio Romero Vega pero, según gente allegada a la familia, un último análisis médico arrojó que no era necesaria dicha operación.

Al informar al enfermero de la cuestión y pedirle el regreso del dinero, este les dijo que los visitaría para arreglar la situación, por lo que acudieron Daniel Gregorio y su esposa Rita Armendáriz Barraza, sus hijas Daniela y María Romero Armendáriz y Ricardo Chávez esposo de esta última, a quienes habría ultimado para quedarse con la cantidad recibida.

Fue el señor Arturo Parra, esposo de Daniela y quien esa misma noche se retiró antes de la llegada de Ceballos, quien la mañana siguiente junto con sus dos hijos encontró sin vida a sus familiares.

Los cargos en contra del enfermero corresponden al primero de los casos, pero el ministerio público prepara los elementos de prueba para fincarle responsabilidad por el homicidio de las otras seis personas.