No se vale

La Universidad Autónoma de Baja California cumple en este 2019, el aniversario número 62 de su presencia en la entidad, reconocida a nivel nacional e internacional, como una institución de educación superior pública consolidada por su buena calidad.

El crecimiento de nuestra Alma Mater ha permitido que en estos últimos dos años haya podido ampliar los espacios educativos, de tal forma que actualmente exista una matrícula de más de 64,000 estudiantes, lo que sumando además a profesores, investigadores, técnicos, académicos, personal administrativo y de servicios, directores, así como funcionarios, estamos ante una comunidad universitaria de aproximadamente 75 mil cimarrones en toda la entidad.

Este desarrollo, lo explica el Rector, Dr. Daniel Valdez Delgadillo, es gracias al apoyo brindado por los bajacalifornianos y al uso eficiente de los subsidios otorgados por los gobiernos federales y estatales, pero sobre todo, a su autonomía.

Y sobre este término, el Rector ha sido claro: “Esa capacidad de gobernarse a sí misma es la que le permite a la UABC decidir libremente las vías para cumplir con la misión que la sociedad le ha conferido. Dicho en otros términos, es la autonomía la que le da a la Universidad la libertad para decidir qué, cómo y dónde impartir educación superior, realizar investigaciones y hacer extensivos los beneficios de la cultura”.

Esta condición de autonomía, toma especial significado en estos difíciles momentos por los que atraviesa nuestra Universidad, pues de todos es conocido que, como nunca antes en su historia y por razones que aún no quedan muy claras, la UABC ha dejado de recibir más de un mil millones de pesos lo cual ha obligado a paralizar algunos programas y lo más grave, es que está en riesgo la convocatoria para estudiantes de nuevo ingreso 2019-2020.

Pero eso no es lo más grave, sino que en afán de convertirse en los “salvadores” de su temporal desgracia, diversas fuerzas políticas se disputan la “medallita” de encontrar el remedio que, de acuerdo a las reglas no escritas de la política, se convertirá en un favor cobrable en un futuro a corto plazo.

El hecho de que este conflicto se esté dando en medio de un proceso electoral local, complica aún más la situación, por lo que el Rector Valdez ha tenido que ser fuerte y claro en su posicionamiento: “En la UABC el único proselitismo válido es la mejora continua de las actividades que la sociedad le confirió a la Universidad. Les recuerdo que somos Cimarrones y que los únicos colores en esta casa, son el verde y ocre”, fue el mensaje que entregó a los funcionarios durante la ceremonia del 62 aniversario.

Pero además, el nuevo Rector ha convocado a la comunidad universitaria, en especial estudiantes y profesores a mantener la calma, a seguir manteniendo la unidad que caracteriza a los Cimarrones y esperar el llamado en caso de que se necesite hacer una demanda colectiva, en relación a la situación financiera que atraviesa la Máxima Casa de Estudios.

“Cuando la Universidad llegue a una decisión de salir y hacer un reclamo, lo debemos hacer todos juntos”, expresó el Valdez Delgadillo en clara alusión a las convocatorias que se observan en redes sociales respecto a manifestaciones para los días 14 y 15 de marzo, las cuales probablemente contengan también una alta carga de carácter político-partidista y, mostrándose respetuoso de la libertad de manifestación, si fuera necesario, “tomaré la decisión de hacer un llamado a toda la comunidad Cimarrona, sindicatos universitarios, egresados y sociedad bajacaliforniana para que estén a mi lado, hasta el momento tenemos que estar con tranquilidad, tomando decisiones firmes, demostrando que estamos unidos los universitarios por el bien de la Universidad”.

De otra manera, no se vale.