¿Confusión o engaño?

Durante la campaña política del verano de 2018, todos los candidatos de todos los partidos participantes, supieron cómo llegarle al electorado y enfocaron sus propuestas y promesas en la materia fiscal, pero también en el precio de los combustibles.

Sin duda que el partido político que más énfasis le aplicó a este ofrecimiento fue el Movimiento de Regeneración Nacional y su candidato a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, hoy Presidente de México.

Sin embargo, como todo el tiempo, las promesas de campaña muchas de las veces se contraponen a la realidad del país, por lo que se dificulta su aplicación tal y como se ofreció para conseguir votos.

Esto es precisamente lo que estamos viviendo en la frontera norte de México y que experimentamos en carne propia los bajacalifornianos. Lo que se nos dijo en campaña política no es lo que observa en la realidad. Veamos.

En lo referente a los estímulos fiscales para la región Fronteriza Norte y que están determinados en el decreto firmado el pasado sábado 29 de diciembre por el presidente Andrés Manuel López Obrador, no se aplicarán de manera general, por lo que los contribuyentes decidirán si se sujetan o no a dichos beneficios.

En palabras de los expertos en la materia, como lo es el Contador Público Jaime Dávila Galván, algunos sectores empresariales se verán afectados debido a que no son incluidos dentro de los contribuyentes beneficiados, mientras que los consumidores finales serán los beneficiados, ya que la reducción del impuesto se reflejará en el precio que pagarán por la adquisición de bienes y servicios.

En Materia de IVA se otorga un estímulo fiscal para aplicar la tasa del 8% en lugar de la tasa del 16%, pero no aplicaran este subsidio los importadores, las enajenaciones de bienes inmuebles, ni las enajenaciones de intangibles. Además el decreto es optativo, por lo tanto, puede ser que algunos contribuyentes no decidan acogerse a él y seguirán aplicando a la tasa general del 16%.

En cuanto al precio de las gasolinas, hay una confusión, sobre todo porque se dijo el mes pasado que la gasolina tendría tasa cero en la región fronteriza; situación que hasta el momento es falsa, porque hasta el momento no existe un decreto al respecto, por lo que la reducción del precio se da en el IVA por lo que es una realidad que el precio del combustible no sufrió cambio alguno.

Al igual que el abogado y contador Dávila Galván, otros expertos fiscales han coincidido en que no hay reducción de los impuestos como se ofreció en las campañas, sino que estos beneficios confusos que se plantean surgen de estímulos fiscales que estarán siempre sujetos a la disposición del Ejecutivo.

Mientras tanto la recomendación es primero que nada contar con la asesoría fiscal correcta y aprovechar de este decreto presidencial lo que convenga. Lo cierto es que no se cumplió con la promesa de bajar el IVA al 8% como se había ofrecido, ni se bajo el ISR al 20%.