Pereza electoral

Cuando faltan exactamente 115 días para el domingo dos de junio, fecha en la que los bajacalifornianos habremos de elegir un gobernador, cinco ayuntamientos y 25 diputados, la percepción entre los ciudadanos es que tenemos un proceso tipo “glorieta”, esto es, que todos “le sacan la vuelta”.

En lo general, es tangible que no existe gran entusiasmo por parte de partidos políticos, aspirantes, asesores, buscachambas y toda la infraestructura que surge para estas tareas. A excepción del partido de moda, donde muchos panistas y priístas y algunos morenistas, se pelean por las candidaturas a alcaldes y diputados, en las demás organizaciones políticas, pareciera que existe pereza electoral.

Y no es para menos, porque este proceso, sin precedente en la historia política de México, presenta dos grandes dificultades para los aspirantes y sus partidos: los ganadores de esta elección tendrán una gestión menor. Quien resulte electo gobernador, solo permanecerá en el cargo dos años, no el sexenio completo, y los ganadores de las alcaldías permanecerán dos años y no el trienio.

Además el fenómeno de participación electoral del pasado julio de 2018, creó una ola tan alta, cuya cresta, presenta porcentajes prominentes de intención del voto para el partido en el poder federal y esto provoca desánimo entre los actores del proceso local.

Revisemos detalles:

De los cinco partidos y una coalición participantes en esta campaña, solo dos han definido sus candidatos a Gobernador. Partido Acción Nacional cerró su registro con un solo participante que es Oscar Vega Marín, quien será ungido en convención el 24 de febrero y la coalición de Movimiento de Regeneración Nacional, con el Partido del Trabajo, Transformemos y Partido Verde, anunció que su candidato será Jaime Bonilla Valdez, aunque no se conoce con certeza si existe algún registro o protocolo, dentro de este organismo, que lo confirme.

Lo que si fue notoria fue la presencia ante el Instituto Estatal Electoral, de la Lic. Blanca Estela Favela Dávalos solicitando su registro como candidata a la gubernatura por Morena, pero además impugnó ante dicho organismo, la reforma electoral por medio de la cual, la siguiente gestión gubernamental solo durará dos años. Este hecho causó confusión entre propios y extraños, además de que nadie habló del tema posteriormente.

El Partido Revolucionario Institucional otorgó registro a cinco aspirantes: Nancy Sánchez Arredondo, ex diputada federal y local, Enrique Acosta Fregoso, también ex dirigente estatal del PRI y dos veces ex diputado local, Héctor Edgardo Suárez Córdova, Rafael García Vázquez de la Confederación Obrero Revolucionaria y Víctor Galicia Ávila ex diputado federal y ex senador suplente miembro de la Confederación Nacional Campesina. La convención será el 23 de febrero.

Y se acabó. Los demás partidos registrados: Partido de la Revolución Democrática, Partido de Baja California y Movimiento Ciudadano, no tienen todavía una decisión sobre su candidatura para la gubernatura.

¿Será que ante el complejo panorama presenta la elección, nadie le quiere entrar? Lo bueno es que todavía queda tiempo para el registro de los candidatos, ojalá y los encuentren pronto. Al tiempo.