Y todavía faltan cien días….(3)

Estimado Señor Director:
Me tocó conocer a Francisco Alfonso Durazo Montaño, hace ya algunos años, cuando se desempeñaba como secretario particular, de Luis Donaldo Colosio Murrieta, en aquel entonces presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI y de acuerdo a opiniones de muchos de quienes lo trataban, ese puesto lo tenía no por su capacidad, sino básicamente por ser paisano de Colosio.

Cuando Luis Donaldo murió perdí de vista a Durazo, volviendo a tener noticias cuando apareció como secretario particular y vocero de Vicente Fox, ya como presidente de la República, donde por cierto tuvo un papel protagónico, (del cual parece que es muy afecto) cuando en una carta-renuncia de 19 cuartillas publicada en diversos medios de comunicación en julio de 2004, denunciaba a su patrón de impulsar la precandidatura a la presidencia de México de su esposa Martha Sahagún, independientemente de hacerle una serie de criticas por su desempeño presidencial.

Esa maniobra de Fox, afortunadamente tuvo que ser abortada al poco tiempo, pero me quedó la impresión de que el denunciante de esa artimaña, debió haber sido alguna persona ajena al entorno foxista y no por quien debería tener un poco de lealtad a su jefe, por los puestos que desempeñaba.

Al poco tiempo, nuestro personaje apareció apoyando la campaña de Andrés Manuel López Obrador y eso tuvo sus frutos, ya que fue representante de Morena en Sonora; posteriormente diputado federal por ese partido y ahora nominado como futuro Secretario de Seguridad Pública, aunque en su currícula no aparece ningún antecedente relacionado con esa importante materia, básica en todos lo sentidos para los mexicanos.

Como se puede observar lealtad y consistencia partidista, no son virtudes acendradas en Durazo, ya que poco le importa estar un día con los priistas, otro con los panistas y ahora con los morenistas, pero su protagonismo se encuentra intacto sin importarle contradecir al que a partir del primero de diciembre, será su patrón.

Precisamente una de las premisas de Andrés Manuel, reafirmadas en la reciente campaña presidencial, es la relativa a la creación de una Guardia Nacional, que se formará con elementos de las diversas fuerzas armadas de nuestro país, pero el insigne Durazo, en uno de los foros sobre Pacificación y Reconciliación Nacional, dijo que la creación de esa Guardia Nacional no seria posible, por lo que días después AMLO tuvo que enmendarle la plana y reiteró que esa Guardia si se creará.

Luego de entrevistarse con los secretarios de Marina y Defensa Nacional, López Obrador, aseveró que el Ejercito y la Marina, continuarán en las calles en su lucha contra el crimen organizado, porque los elementos de la policía federal, no pueden enfrentar ellos solos esa lucha. Sin embargo, Durazo, aseveró que estos elementos serian enviados a sus cuarteles.

Casualmente al fijarse metas en su papel como Secretario de Seguridad Pública, promete bajar la violencia que se da en nuestro país y el regreso de las tropas a los cuarteles en un término de tres años, sin explicación alguna para fijar ese término, pero casualmente dentro de tres años, habrá elecciones a la gubernatura del estado de Sonora y en ese lapso intenta pavimentar su camino para que AMLO lo designe candidato de Morena para gobernar esa entidad, aunque con los antecedentes de “probada lealtad y eficacia” (?) dudo que sean factores que abonen su postulación, aunque en política no hay nada escrito.

Un saludo.
jesusvictorf@yahoo.com
05/09/2018

P.D. Por este conducto quiero enviar una efusiva felicitación a la mayoría de los integrantes del Senado de la República representantes de la cuarta transformación, por el digno papel jugado en su PRIMERA SESIÓN ORDINARIA, en el asunto relacionado con la aprobación de licencia para separarse del cargo del “gobernador-senador”, Manuel Velazco Coello (PVEM) y en la Cámara de Diputados Federal, a los integrantes de la fracción de Morena, por haber integrado a su bancada 5 legisladores del PVEM para tener la mayoría absoluta, sin que estos asuntos tengan algún tipo de relación o acuerdo político, demostrando que desde el primer día, en el Congreso de la Unión se vive un verdadero cambio en todos los sentidos, dejando atrás cualquier tipo de manipulación que nos recuerde el pasado.
J.V.F.C.