Carlos Morán, subsecretario de Comunicaciones y Transportes, detalló este miércoles que la investigación del accidente del helicóptero en el que murieron la exgobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso, y el senador Rafael Moreno Valle, se encuentra en la fase de análisis de cada uno de los componentes por parte de los laboratorios involucrados en el proceso.

El funcionario detalló que una vez concluida la investigación de campo del accidente registrado el pasado 24 de diciembre, se procedió a hacer el envío de los componentes del helicóptero Augusta A-109 en cajas de madera para que no sufrieran daños en los traslados.

En el caso de los motores 1 y 2, se enviaron a los laboratorios de Pratt and Whitney, fabricante de los aparatos, al igual que la Electronic Engine Control 1 y 2 y la Data Collection Unit 1 y

Morán declaró el 3 de enero que estas unidades eran de suma relevancia debido a que registran parámetros de motores, de arranque, revoluciones y excedencia en las mismas.

Por otra parte, la European Aviation Safety Agency y Leonardo Helicopters Italia tienen en su laboratorio el sistema de transmisión y rotor principal.

En el caso de los actuadores lineales de la aeronave –que engloban 2 de cabeceo, 2 de alabeo y uno de guiñada- están en posesión de la empresa Honeywell, mientras que el Data Acquisition Unit está siendo analizado por la empresa Amatek.

Una vez que concluya esta etapa (Análisis detallado en laboratorio), Morán explicó que se procederá a que cada laboratorio mande el reporte a sus respectivas autoridades nacionales, entidades encargadas de enviar dicho documento a la Dirección General de Aeronáutica Civil, encargada de la investigación del accidente en México.

Este proceso tiene la finalidad de tener un reporte final de cada una de los componentes del helicóptero que ayuda a determinar las causas del accidente, dijo Morán.

Por otra parte, Javier Jiménez Espriú reiteró que la aeronave en la que viajaban Alonso, Moreno Valle, además de dos tripulantes y un acompañante, cayó en un ángulo de 60 grados, de forma casi vertical, por lo que remarcó que “no es un evento normal, sí es inusual”.

El secretario de Comunicaciones y Transportes detalló que, hasta el momento, no se cuenta con información al respecto sobre el ángulo de la caída.

Por otra parte, el funcionario remarcó que la investigación sobre el accidente no cuenta con un plazo determinado pues las investigaciones que se llevan a cabo en los laboratorios pueden extenderse. Sin embargo, dijo que se solicitó que los procesos se hicieran “a la brevedad posible”.

El ingeniero afirmó que una vez que se cuente con el reporte final de cada uno de los laboratorios, estos se sumarán con el análisis hecho por la Fiscalía del Estado de Puebla y la Fiscalía General de la República para abrir líneas de investigación del accidente.

“En función del dictamen técnico, se podrán abrir nuevas líneas de investigación”, subrayó.

Martha Erika Alonso, exgobernadora de Puebla, así como su esposo, el senador Rafael Moreno Valle, el capitán Roberto Coppe, el primer oficial Marco Antonio Tavera, y Héctor Baltazar, asistente del legislador, fallecieron el pasado 24 de diciembre en un accidente aéreo cuando el helicóptero en el que viajaban se estrelló en la comunidad de Santa María de Coronango.