Por Jorge Morán

Representantes del sector empresarial en Mexicali se han expresado en contra de las medidas recaudatorias que el Gobierno del Estado ha presentado dentro de la Ley de Ingresos para el próximo año en el que, además de la creación de nuevos impuestos, se incluye un incremento de hasta en un 101% en el impuesto sobre la nómina.

El pasado martes el Secretario de Planeación y Finanzas del Estado, Bladimiro Hernández, presentó ante la Comisión de Hacienda y Presupuesto del Congreso del Estado, los aspectos generales de la Ley de Ingresos de la administración estatal para 2019, en el que se propone además aumentos al impuesto de la educación básica y a las tarifas del agua.

Al respecto José Eugenio Lagarde Amaya, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (CANACINTRA) en Mexicali, se expresó sorprendido de la propuesta del Ejecutivo Estatal, de la cual se encuentra totalmente en contra en tanto se dé una justificación clara para dichos incrementos.

“Si hay una justificación del porque o a donde se destinan esos recursos, si son para proyectos de infraestructura para el municipio de Mexicali, con gusto los evaluamos y apoyamos la causa, pero al momento no tenemos esa información”, comentó el dirigente empresarial.

“Mientras no tengamos información no podemos tener una opinión firme pero de momento, con lo que sabemos, no estaríamos de acuerdo con aumento de nada”.

Por su parte el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC) local, Miguel Ángel Torres Sánchez, calificó la medida como exagerada e inaudita, y afirmó que levantarán la voz contra el gobierno estatal.

“Vamos a levantar la voz fuertemente porque este gobierno, nosotros no somos culpables de su mala administración y su falta de dinero, quieren castigar a los empresarios subiéndonos un impuesto al 101% (…) Estamos muy molestos con el gobierno estatal, hacemos un llamado enérgico a las autoridades a que recapaciten este planteamiento”. Manifestó el líder de los restauranteros.

Finalmente, ambos empresarios concordaron en que las acciones de la administración estatal son incongruentes con la postura del Gobierno Federal, pues mientras uno busca disminuir impuestos el otro busca incrementarlos.

“El gobierno federal está buscando bajarnos los impuestos para que esta zona sea más competitiva, y por otro lado el estado está buscando incrementar, pues no es congruente en ese sentido”. Concluyó Largarde Amaya.