El expresidente de México Enrique Peña Nieto salió de su domicilio ubicado en la Avenida de Las Palmas 1325, esquina Sierra Vertientes en las Lomas de Chapultepec y antes de dirigirse a San Lázaro confirmó que se retira de la vida política tras entregar la batuta a López Obrador.

“Por ahora, y como lo he dicho públicamente en otra ocasión, me retiro a la vida privada, al ámbito privado y no deseo tener participación alguna en la vida política. Tener tiempo para pensar, meditar y reinventarme (…) hoy voy a estar con mi familia, con mi esposa y mis hijos, voy a estar con ellos departiendo”, dijo ante los representantes de los medios.

El mandatario dijo que se va satisfecho por lo logrado y con insatisfacción por los propósitos que no se alcanzaron.

“Hoy se cumplen seis años de haber asumido esta alta responsabilidad, muy agradecido con todo México por la confianza que me dio, que me depositó y deseo que a México le vaya muy bien. Me voy satisfecho por lo logrado y siempre con los dejos de insatisfacción con aquello que no se alcanzó”, expresó.

El ex mandatario deseó a Andrés Manuel López Obrador éxito en su gestión y que se cumpla todo lo que se propuso.

“Deseo que a México le vaya muy bien, deseo que al presidente de la República le vaya muy bien, tenga éxito en su gestión y realmente se cumpla todo lo que él se ha propuesto realizar para el país. Creo que el gran punto de coincidencia es siempre desear a México lo mejor, hacer nuestro mayor esfuerzo, nuestro mayor empeño para alcanzar ese propósito, no importando la óptica que uno quiera trabajar, lo importante es servir a México”, dijo a medios de comunicación.

Previamente se reunió con sus principales colaboradores como el general Francisco Miranda; Francisco Guzmán su exjefe de la Oficina de la Presidencia y Eduardo Sánchez.

Una vez en San Lázaro el ex mandatario federal fue recibido por una comitiva.