Tu portal de

Noticias en Línea

Mexicali BC:

Noticias
de Ultimo Momento

Carta al Señor Obispo de Mexicali…


Por Eduardo Navarro González

Al Señor Obispo de Mexicali, José Isidro Guerrero Macías, seguramente no le va a gustar que el Padre Enrique Guzmán Ontiveros, de la Parroquia de Nuestra Señora de la Caridad de la Medalla Milagrosa, en el fraccionamiento Reforma de Mexicali, en Misa ofrecida este miércoles 15 de febrero por la tarde, desmoralizó, ofendió y faltó al respeto a familia y amistades que llevaron las cenizas de un ser querido para recibir los sacramentos.

Resulta que ese día a las 7 de la tarde, hijos de un respetado residente de esa zona invitaron a la primera Misa (de tres consecutivas) en memoria de su finado jefe de familia, y también en el lugar estaban otras familias que habían perdido a seres queridos y acudieron por lo mismo: oraciones en memoria de estos.

Para empezar, el presbistero (Padre) Enrique Guzmán Ontiveros, encargado de esa Iglesia, inició la Misa con actitud de incomodidad, molestia y enojo porque familiares llevaron una urna con cenizas para recibir sacramentos cuestión que, efectivamente, no cumplió el Padre Guzmán. No conforme con ello, en la parte final de su mensaje que se suponía debía comprender palabras de fe, esperanza y humildad entre otros valores que proclama la Iglesia ante la pérdida de un ser querido, el Padre enderezó severas críticas a quienes osaron transportar la urna hasta la Iglesia en vez de dejarla, por la eternidad, en un nicho…de cementerio o de Iglesia…

Y esa irresponsable actitud del Padre Guzmán lo llevó hasta respaldar su exposición en “un escrito” que el Papa Francisco emitió recientemente respecto al uso y cuidado de cenizas de personas, aduciendo que mal están quienes las transportan de un lugar a otro, las tienen en salas, las dividen para colgárselas en cadenas al cuello o inclusive las esparcen en tierra, aire o agua…

Y, en parte, tuvo razón…pero solo en parte, porque en ninguna de las directrices del Vaticano se rechaza que los sacramentos se nieguen ante los restos cremados de los creyentes, tan es así que muy recientemente en la capilla de Fátima se realizó la mañana de ese miércoles 15 de febrero la misa de cenizas para despedir al padre Antonio Solís y así, por el estilo, hay muchos ejemplos, inclusive en El Vaticano, que dejan en ridículo, por no decir otra cosa, la alocución tan imperfecta como impertinente del Padre Guzmán que, como ser humano, sabemos que tiene derecho a equivocarse pero no de esa forma y otras actitudes que están provocando el desaire de fieles a la Iglesia de la Medalla Milagrosa.

Mayor vergüenza causó entre los presentes que el Padre Guzmán haya comparado a los familiares que llevaron las cenizas del ser querido con los actores de la película “Por la vía libre”, donde protagonizan a los primos Rocco y Rodrigo que escapan con las cenizas de su abuelo y en su trayecto para cumplir su última voluntad de esparcirlas en el mar de Acapulco les ocurren impensables accidentes con la urna…

Entonces, nada que ver esa historia de ciencia-ficción con el drama de perder a un ser querido en la vida real, de manera que, por favor Señor Obispo, muchos católicos de la “Medalla Milagrosa” piden los consulte, que investigue y quite de donde está al Padre Guzmàn, más cuando si en algo se distingue con pulcritud, notable insistencia y amabilidad es cuando pide a los fieles aportaciones económicas para ampliaciones y mejoras que “vistan” mejor esa Iglesia sin presentar proyectos, presupuestos, etc,, habida cuenta de que es una Parroquia intensamente transformada por el incondicional apoyo de católicos y que no merecen la grosera actitud del multicitado Padre.

Por eso, los deudos y las cenizas de su ser querido transitarán hacia otra Parroquia y con otro Padre... Así de sencillo.

Fecha de publicación: 17-02-2017


Comentarios:


Otras noticias:

<