Tu portal de

Noticias en Línea

Mexicali BC:

Noticias
de Ultimo Momento

Vacacionar con seguridad


 

Por Eduardo Navarro González

 

Pocos días antes de que ocurriera la sensible muerte de una joven senderista en el cerro de El Centinela y que posterior al rescate de su cuerpo ocurriera un no menos doloroso accidente donde murieron cuatro personas al caer el helicóptero en el que viajaban, experimente una seria confrontación con alguien muy cercano porque, como si fuera cualquier cosa, pretendía junto con otros tres jóvenes acampar de noche en alguna playa lejana del centro urbano del puerto de San Felipe.

 

En otras palabras, a ese cuarteto de jóvenes se les ocurrió pasar un fin de semana en un lugar sin vigilancia, lejos de cualquier zona habitada y con ello, de manera implícita, arriesgar conscientemente sus vidas, su integridad, sus bienes, habida cuenta de que la delincuencia ronda por cualquier lugar y hora y ataca sin misericordia a sus víctimas.

 

Bueno pues me opuse, confronte y argumente lo que se sabe a través de las paginas rojas y noticias que transitan por las redes, hable una y otra vez a distancia para rogar, exigir y hasta orar para que los jóvenes recapacitaran y no cometieran tal aventura porque estaban rozando, con ligereza extrema, la gravedad de viajar a lugares inhóspitos…inseguros.

 

Finalmente, no sé si fue por mi argumentación y tozudo posicionamiento lo que hizo posible que reflexionaran y ya tarde-noche decidieron acampar en un lugar apropiado, destinado precisamente para recibir a viajeros que desean pasar la noche a la luz de la luna allá por el puerto pero con relativa seguridad.

 

Y eso, precisamente, es en lo que debemos y podemos estar atentos los adultos para con nuestros jóvenes que, aun siendo mayores de edad, no saben medir consecuencias en su alegre y aventurado impulso de vivir nuevas experiencias y satisfacciones que la naturaleza ofrece a todos.

 

Parece retórica o palabras de perogrullo eso de consultar a jóvenes mayores de edad: ¿adónde vas?, ¿con quién?, ¿a qué?, etc., porque lo menos que pueden responder los simples, es “no te preocupes…todo va a salir bien”…y no siempre es asì en no pocas ocasiones por el factor humano.

 

En fin, las gracias al Creador se repitieron una y otra vez porque el cuarteto regreso a sus hogares sano y salvo como era de esperarse, pero habría una reprimenda más: que no se les vuelva a ocurrir ponerse en alto riesgo cuando pueden prepararse, documentarse y enterarse de las ofertas y apoyos que los servidores turísticos y no pocas instituciones publicas ofrecen para que los viajeros reduzcan a su mínima expresión riesgos en tierra, mar o aire...

 

La historia, pues, está llena de dramas porque solos o en grupo hay jóvenes que es preciso ponerles no un alto y menos imposiciones, sino profunda reflexión acerca de los innecesarios riesgos que pueden afrontar cuando sus aventuras turísticas o deportivas no conllevan la información y seguridad apropiadas y, en ese sentido, que asuman una decisión que anteponga su seguridad e integridad.

 

Por eso, porque los dramas se repiten, usted o cualquiera de los que ya hemos sobrevivido experiencias en infinidad de aventuras en los años que la vida nos permite, compartamos información y experiencias para impedir, dentro de lo razonable y posible que nuestros jóvenes se desboquen y se enruten a caminos vacacionales desconocidos (o conocidos por su alto riesgo) y que pueden derivar  en un doloroso viaje sin regreso que se pudo haber evitado porque, como reza el refrán popular, "mas vale prevenir..."

Fecha de publicación: 22-03-2017


Comentarios:


Otras noticias:

<