Tu portal de

Noticias en Línea

Mexicali BC:

Noticias
de Ultimo Momento

El monstruo de mil cabezas…


Por Eduardo Navarro González

La mañana-tarde del jueves pasado la Ciudad de México, en particular la delegación Tláhuac, vivió una balacera que queda para la historia por la muerte de ocho delincuentes incluyendo su líder que enfrentaron a las fuerzas federales y capitalinas; por la forma en que interactuó la delincuencia organizada al momento del choque dejo al descubierto su verdadera identidad: un monstruo de mil cabezas…

No se puede explicar de otra manera la forma en que detonaron los “narcobloqueos”, es decir, ataques simultaneos de delincuentes a particulares para despojarlos de sus automotores y utilizarlos como “pilas” incendiarias para tratar de evitar el paso de mas fuerzas del orden hacia el punto de la balacera y/o para distraer la atención de la policía en general, en algunos casos de manera estéril porque se pudo capturar a los agresores.

La nota informativa de los hechos en el diario La Jornada es una de las mejores coberturas periodísticas porque se detalla el modus operandi de esta banda de narco-menudistas que operaban en la delegación citada que incluye, nada más ni nada menos, que Ciudad Universitaria…ahí donde se supone que se están forjando los nuevos ciudadanos en base a principios y valores que los podrían hacer ciudadanos de bien, productivos y no problemáticos para sus familias y la sociedad en general. Ahí, los “estudiantes” consumían alrededor de 100 mil pesos diarios en drogas, según la información…

El caso es que los “tentáculos” de este monstruo de mil cabezas no solo cubría la demanda de estupefacientes en la delegación Tláhuac, sino que llegaba a las inmediaciones de Chalco, municipio del Estado de México y quien sabe cuántos lugares más donde la banda “cobraba piso” a tianguistas y extorsionaba a comerciantes.

Alrededor de estos hechos de alto impacto, surge la figura de Miguel Angel Mancera, jefe de gobierno de la Ciudad de México, que argumenta como antecedente de la operación encabezada por la Secretaría de Marina, una investigación de siete meses mientras que la banda comenzó a operar años atrás…así es que hay por donde argumentar que la corrupción, por omisión o acción de autoridades brilló en esa demarcación capitalina y quién sabe en cuántas más para, por una parte, contener la expansión de la delincuencia organizada y segundo para intensificar programas de prevención del delito, cultura de la legalidad y la denuncia que reduzcan la producción de ciudadanos (as) convertidos en amenaza pública.

Y en eso último precisamente hay que apostarle: a la prevención en todo sentido, oportunidad y espacio, en evitar que los niños, jóvenes y adultos se involucren o caigan en las redes de la delincuencia, que concienticen cuan corta es la vida de una persona que delinque y que desgraciada hace la vida de sus familiares por su injustificable gusto de vivir de lo ilícito.

Aquí en Baja California, por ejemplo, hay la oportunidad de participar en una variedad incontable de ejercicios preventivos, con o sin acompañamiento de las autoridades, con o sin organizaciones no gubernamentales, simplemente en el corazón de la célula familiar que representan los hijos y sus padres, encontrando y reencontrando en todo momento fórmulas de existencia si no ejemplares, sí lícitas; modos de desempeñarse en lo individual y en lo social que inviten a disfrutar de la vida no a exponerla en el límite de su extinción y todo es cuestión de voluntad personal…¿usted qué camino escogería?.

Fecha de publicación: 22-07-2017


Comentarios:


Otras noticias:

<