Tu portal de

Noticias en Línea

Mexicali BC:

Noticias
de Ultimo Momento

Salario mínimo…y el camino correcto


Por Eduardo Navarro González

Luego de que la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos acordara un incremento de fabulosos 8 pesos 32 centavos para fijarse en 88 pesos 36 centavos aplicable a partir de diciembre, el sector patronal nacional calificó como limitado el ajuste ya que su propuesta era que este salario se elevara a 95 pesos y 24 centavos…

Los argumentos de los empresarios no fueron válidos; al contrario, el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, “celebró” que con el aumento de poco más del 10% al salario mínimo se había logrado algo que no ocurría en las últimas décadas y además que durante este gobierno federal se había consolidado una recuperación del 20% en términos reales (descontando el factor inflacionario) y de 45% en términos nominales.

Si usted sabe lo que cuesta contar con lo básico y más elemental para que una persona “viva” con dignidad, seguramente entiende que 88 pesos y 36 centavos diarios son absolutamente insuficientes; por eso, no se entiende qué hay que celebrar en esta realidad socio-económica que viene aparejada a un ensombrecido pronóstico en materia de crecimiento de la planta productiva en México, según el Banco de México. 

Hay en el país, según esta inútil Comisión, un millón 271 mil trabajadores que ganan el salario mínimo y de ellos dependen millones de personas más que forman densos asentamientos humanos identificados en los rangos de pobreza y pobreza extrema, algunos de ellos ubicados en Baja California y que son producto de la cada vez mayor migración que cruza nuestro territorio, pero que en función de las políticas públicas estatales han superado significativamente sus limitantes.

A la par, ya regionalizando el tema, en Baja California la población ocupada tiene un ingreso que casi triplica el salario mínimo nuevo, razón por la que no son pocos los que llegan ya no buscando el “sueño americano” que Trump se ha esmerado en convertirlo en pesadilla, sino en echar raíces para traer pronto a sus familiares a vivir aquí con más dignidad que la miseria que atraviesan en muchas partes del sur de México...allá donde virtualmente se "pierden" millonadas recaudadas por Hacienda a partir de la homologación del IVA en la frontera.

Por eso y viéndolo en perspectiva, la naturaleza del Estado de Baja California, las políticas públicas estatales sociales y económicas, el sector patronal, el laboral y todos los que trabajamos honradamente desde espacios formales o informales, estamos contribuyendo a salir de manera más airosa a las realidades socio-económicas indeseables, como el cada vez más sombrío pronóstico que depara al Tratado de Libre Comercio entre México, Canadá y Estados Unidos.

Dicho en otras palabras, los bajacalifornianos tenemos más experiencia y certidumbre de lo que hay que hacer y cuidar para que la planta productiva no decaiga, para que el desempleo se reduzca a su mínima expresión, para que los salarios sean dignos y contarle a nuestros vecinos del norte y connacionales del sur que la visión de una mejor calidad de vida se consolida con trabajo, gestión e innovación, no sin riesgos porque éstos, a final de cuentas, son parte de una realidad en sociedades que demuestran voluntad para ser autosuficientes y solidarias en la superación de retos de interés común. Por ahí es el camino correcto…¿Usted qué opina?

Fecha de publicación: 27-11-2017


Comentarios:


Otras noticias:

<