Tu portal de

Noticias en Línea

Mexicali BC:

Noticias
de Ultimo Momento

El viacrucis del 10 de mayo…


Por Eduardo Navarro González

“Hijo…escucha, tu madre está en la lucha…”, “Únete..Únete, que tu hijo puede ser”…son parte de las expresiones que cientos o quizá miles de mujeres protagonizaron en las calles de cuando menos un tercio del país en el tradicional “Día de las Madres” que se celebró el jueves anterior…

Fue un verdadero viacrucis. El llanto, el dolor, la pesada carga de no saber dónde están sus hijas o hijos desaparecidos enturbió un día cálido que debería ser de fiesta, de familia, de felicidad…

Pero no, no fue posible ello para estas adoloridas madres que se quedaron con familias incompletas no solo por obra y gracia de las bandas criminales que desaparecen personas impunemente y la negligencia federal que no acaba de entender ni componer el desastre y violencia que a lo largo y ancho del país va sembrando, sino también –y muy desafortunadamente—por la incomprensible tolerancia familiar para que todos o alguno de sus miembros se involucre en ilícitos que pueden costarle la vida.

Por eso y en un lúcido espejo, algunas madres marchistas entrevistadas por medios de comunicación lanzaron serios y sentidos exhortos a padres de familia para que sus hijos, sobretodo los niños y jóvenes, cuiden sus amistades, elijan bien su desempeño social y den la espalda a las tentaciones que promete –siempre en una corta existencia-- lo malhabido.

Esa premisa, la de prevenir que más niños y jóvenes caigan en las garras de la delincuencia, narcomenudeo y adicciones es la única vía por la que se puede garantizar éxito contra la expansión delictiva, de manera que su ejercicio exige de todos ser pertinentes y altamente capacitados para que las conciencias juveniles entiendan la inconveniencia del dinero fácil…

No queremos –dijo una atribulada mamà—que más de nosotras se unan a las marchas de desaparecidos con un cartel, por eso hay que cuidar y vigilar dónde están nuestros hijos porque cuando se “pierden” así, de manera inmediata y sin saber por qué, es como si nos faltara una parte de nuestro cuerpo. No es justo…

Ahí está, entonces, la sensatez social y la corresponsabilidad de este grupo social (las mujeres madres de familia) que siguen en la búsqueda de sus seres queridos sin desconocer, ignorar o menos subestimar ellas lo que debieron o pudieron haber hecho para evitar o reducir el riesgo en que se podrían haber visto sus jóvenes familiares.

En fin, duele ver esas marchas y se estremecen los sentidos con el grito escalonado de estas mujeres que ocuparon “su día” en una inagotable exigencia de justicia, rezando al Creador para que siquiera den con los restos de sus seres queridos y seguir, cuantas veces puedan, en las tortuosas caminatas que las participantes --aunque se vistan de blanco—van de negro…

Por ahí entonces hay un trabajo intenso que realizar en el seno de millones de hogares de todos los niveles socio-económicos para cuidar y proteger la existencia de estas nuevas generaciones porque, oiga usted, no es justo que por negligencia, permisibilidad u omisión del padre de familia, sigan muriendo de formas seguramente irracionales como inhumanas tantos jóvenes y niños en nuestro país. Eso hay que detenerlo ya y en el hogar está el quehacer más importante de todos…¿pero, usted qué opina?.

Fecha de publicación: 15-05-2018


Comentarios:


Otras noticias:

<