MCALLEN, Texas.– La agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, junto con el Cuerpo de Ingenieros celebraron un contrato de 145 millones de dólares con una compañía de Texas para que construya 9.6 kilómetros de muro en la frontera de ese país con México, en la zona del valle del Río Bravo.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EU dijo ayer que SLSCO iniciará con el proyecto RGV-03 en febrero. Este proyecto contempla la construcción del muro de concreto reforzado tipo dique de 5.5 metros de alto en la zona de la Estación McAllen, que incluye el cruce fronterizo entre Hidalgo, Texas, y Reynosa, Tamaulipas. La compañía también aumentará la altura de las cercas existentes.

La constructora, que ha contribuido a construir inmuebles para los afectados de huracanes e inundaciones en EU, fue notificada como ganadora el 31 de octubre pasado.

Ésta será la primera sección de las barreras fronterizas del presidente Donald Trump en el valle del Río Bravo un sector que, de acuerdo con el gobierno actual, “es un área de alta actividad ilegal a través de la frontera”. Según un comunicado, la policía fronteriza detuvo a más de 137 mil extranjeros ilegales e incautó aproximadamente 117 mil 934 kilogramos de mariguana y aproximadamente 540 kilogramos de cocaína.

“Una vez construido este sistema de muro de diques servirá como impedimento persistente para las organizaciones criminales transnacionales”, indicó la oficina de protección fronteriza.

Recientemente, EU completó la construcción de un tramo de valla fronteriza de 3.2 kilómetros de largo y nueve metros de alto en una zona limítrofe de California. La estructura es independiente a un prototipo del muro construido en San Diego.

Excelsior