Por Jorge Morán

Con el inicio de cada Ciclo Escolar la economía de las familias bajacalifornianas recibe un duro golpe pues, a fin de preparar a sus hijos para que cuenten con todo lo necesario para el regreso a clases, los padres de familia llegan gastar entre 500 a 2 mil 500 pesos tan solo en útiles escolares, lo cual varía dependiendo del nivel escolar de los menores.

“Hay una hoja que te entrega cada maestro, yo tengo un hijo que pasó a sexto y son 900 pesos, el de kínder yo sé que me va a salir un poquito más caro y el otro son 700, entonces ahí más o menos, estamos hablando de como unos 2 mil 500 por los tres, aproximadamente”. Compartió un padre de familia.

A unas semanas de dar inicio al Ciclo Escolar 2018-2019, Enlace Informativo salió a las calles para preguntar a algunos padres de familia cuanto dinero estiman que invertirán en los materiales para sus hijos, el cual osciló entre los 500 a los mil pesos por cada niño.

La mayoría de las personas encuestadas admitieron no contar con visa para cruzar a Estados Unidos, sin embargo expresaron que preferirían realizar sus compras al otro lado de la frontera, por lo cual algunos de ellos inclusive piensan en pedir ayuda de familiares que si pueden hacerlo para adquirir los útiles.

Pero en algunas instituciones educativas no solamente solicitan los útiles básicos a sus alumnos, sino que además materiales como papel de baño, conos y productos de limpieza forman parte de las listas para el descontento de varios padres de familia.

“Se están excediendo porque ya al final nos están pidiendo productos de limpieza, papeles de baño, conos, que porque el gobierno ya no les quiere apoyar. Plumas, borradores, plumones, todo eso ya quieren que les compremos a los maestros y pues no, yo nomas les voy a comprar los útiles básicos a mis hijos porque yo sé que no lo van a usar todo”. Expresó una madre que, con cuatro hijos, le es complicado cumplir con todo lo solicitado.

“Están exagerando, es demasiada exageración con cosas que al final de cuentas ni siquiera las usan, porque el año pasado compré y ahí quedó material de él, ósea que ni siquiera usaron, entonces no se me hace justo eso”. Argumentó otra mujer a quien, agregó, en el pasado ciclo escolar le pidieron un compás para su hijo de primero de kínder.

A la compra de los materiales hay que sumarle el pago de cuotas, inscripciones en el caso de escuelas privadas, mochilas, uniformes, zapatos, tenis y demás artículos que los menores necesitan. Es por ello que la recomendación sería comparar precios y aprovechar las distintas ofertas que se presentan durante esta temporada a fin de aligerar la carga a la economía del hogar.