CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Francisco aceptó este jueves la renuncia de dos obispos chilenos implicados en un escándalo de abusos sexuales, informó el Vaticano, con lo que asciende a cinco el número de dimisiones de religiosos de ese país que el pontífice acepta a la fecha.

Francisco aceptó la renuncia de los religiosos al gobierno pastoral de las diócesis de Rancagua y Talca tras aprobar el 11 de junio la salida de otros tres obispos de la nación sudamericana.

El mes pasado, 34 obispos ofrecieron renunciar tras asistir a una reunión de emergencia con el Papa por el encubrimiento de abusos sexuales en Chile.

El pontífice ha prometido a los católicos chilenos marcados por una cultura de escándalos sexuales del clero que la Iglesia no los ignoraría “nunca más” ni ocultaría el abuso en su país, y señaló en una carta enviada el mes pasado que la renovación de la jerarquía eclesial no era suficiente y debía ir más allá de medidas de contención.

El escándalo gira en torno al padre Fernando Karadima, quien fue declarado culpable en una investigación del Vaticano en 2011 por abusar de niños en Santiago durante las décadas de 1970 y 1980. El cura, que ahora tiene 87 años y vive en un asilo de ancianos en Chile, siempre ha negado las acusaciones.