Sin Embargo

Ciudad de México, 17 de julio (SinEmbargo).- Ernesto Ruffo Appel propuso al Partido Acción Nacional (PAN) que ningún dirigente local o nacional vuelva a ser candidato a nada.

“De manera sencilla, pero con profundo amor por Acción Nacional, expongo ante quienes como yo quieren pasar de estar preocupados a ocupados en el resurgimiento del PAN, mi lectura de la realidad”, dijo en una carta.

“A lo largo de los últimos 30 años, he visto cómo el modelo político mexicano, centrado en el presidencialismo, se agotó dibujando un sinuoso camino hacia la construcción de un modelo democrático y de creación de instituciones, pero inercias viciosas del pasado prevalecieron y hasta contagiaron a muchos, atentando contra la eficacia gubernamental”, apuntó.

“Con los resultados de este 2018 a la vista, la sensación para el ciudadano es que la democracia y la institucionalidad no le quedan bien a México, pero son los dos pilares de la doctrina de Acción Nacional y por eso nos toca, como panistas, propiciar la reflexión para atender y entender por qué ni con los gobiernos emanados de nuestras filas, ni con las opciones que le dimos al electorado en las últimas elecciones presidenciales, fuimos capaces de rescatar esa mística que tanto le hace falta al país”, profundizó.

“El PAN fue opción de cambio para muchos mexicanos en el pasado y dejó de serlo. Ahora, somos considerados parte del problema y no de la solución; eso nos obliga a ser críticos, creativos y serios en la reflexión y aporte de las ideas”, indicó.

Y explicó: “Para la mayoría que se expresó en las urnas, está claro que las victorias electorales del PAN y su manera de detentar el poder lo confundió en el camino. Al ejercer como funcionarios gubernamentales, tener acceso a sueldos antes impensables como oposición, tener información y estar en posición de tomar decisiones trascendentales, muchos funcionarios emanados del PAN no resistieron las tentaciones que el poder supone y la realidad es que, penosamente, dentro del PAN se entablaron malsanas relaciones y se crearon agrupamiento facciosos para el control políticos y económico y que, en varios episodios, lograron entrometerse en la vida interna del partido y dañarla severamente”.

Ruffo propuso abrir a la ciudadanía el acceso al PAN, y que sean los méritos, las trayectorias y el desempeño, los motores del voto para sus decisiones internas y que los integrantes de mesas directivas municipales, estatales y la nacional, no puedan postularse a las candidaturas para puestos públicos mientras el periodo del mandato interno esté vigente.

Además, indicó, el Gobierno debe ser separado de la vida interna del PAN, mediante el retiro temporal del militante que trabaje en el Gobierno, invitándolo a opinar, a dar información, que tenga voz, pero no voto en las decisiones del PAN.