PERRYMAN.- Tres personas murieron la mañana de este jueves en un tiroteo en un centro de distribución de las farmacias Rite Aid en el noreste de Maryland, dijeron autoridades.

Un oficial familiarizado con los hechos aclaró que el número de muertos está basado en información preliminar. El agente no estaba autorizado para mencionar detalles y habló bajo condición de anonimato.

El sospechoso fue detenido y estaba en condición crítica, dijo en conferencia de prensa el jefe de policía de Harford, Jeffrey Gahler.

Parece que sólo se utilizó un arma de fuego y no hubo disparos por parte de los agentes del control del orden que asistieron al lugar, dijo Gahler. Varias personas murieron y resultaron heridas en el ataque, agregó sin dar más detalles.

El tiroteo fue en el centro de distribución Rite Aid como a las 9:06 de la mañana, -hora local- y policías y otros agentes llegaron al lugar en menos de cinco minutos.

“Estamos en las primeras fases de esta investigación”, dijo Gahler. “Es muy importante que analicemos los hechos”. Dijo que las autoridades “no lo quieren hacer peor” para las familias involucradas al dar información incorrecta.

Un periodista de NBC, Pete Williams, señaló que varias fuentes policiales le dijeron que se trataba de una atacante mujer. Una fuente policial dijo que las autoridades creen que el sospechoso tenía una queja relacionada con el trabajo.

El sospechoso usó una sola pistola y ningún oficial disparó en la escena, dijo el sheriff, que se negó a responder a un periodista que preguntó si eso sugería que las lesiones del sospechoso se habían autoinfligido.

Un hospital ubicado en la ciudad de Baltimore informó que había recibido a cuatro pacientes con heridas de bala. Monica Stone, portavoz del Centro Médico Johns Hopkins, dijo en un correo electrónico que no podía proporcionar más detalles sobre el estado de los pacientes.

El centro Rite Aid se encuentra entre varios almacenes. La instalación cuenta con casi mil empleados, dijo el portavoz de la compañía, Pete Strella, y procesa productos, entre ellos farmacéuticos, para entregar en más de 2 mil 500 tiendas.

En una estación de bomberos aledaña, familiares esperaban para reunirse con sus seres queridos. La policía cerró la calle frente al centro de distribución, pero estaban dejando pasar a las personas que dijeron que iban a reunirse con gente que se encontraba en el lugar al momento del tiroteo.

El gobernador de Maryland, Larry Hogan, tuiteó que su oficina monitorea la situación en Aberdeen y que el estado está listo para ofrecer cualquier tipo de apoyo.

El ataque sucedió casi tres meses después de que un hombre armado atacara una redacción en Annapolis, Maryland, matando a cinco empleados.

Más temprano se informó que agentes del Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) de Baltimore llegaron a la zona.

El área donde se reportó el tiroteo incluye una iglesia y un distrito comercial, y está cerca del campo de pruebas de Aberdeen, una instalación del Ejército.

Un testigo dijo a la filial de NBC en Baltimore que el tiroteo tuvo lugar en una bodega y que unos 20 o 30 oficiales llegaron al lugar, además de ambulancias.

“Están diciendo que hay un tirador activo”, declaró el testigo, que la estación identificó como un nombre llamado Bo y que no quiso dar su apellido.

Con información de AP