Con la finalidad de lograr el desarrollo económico y social para la región de San Felipe, Baja California, productores del Consejo Nacional Olivarero, se reunieron con autoridades del campo, para presentar un Proyecto que contempla la plantación de 5 mil hectáreas de Olivo en Valle Chico, así lo dio a conocer la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA).

La dependencia federal, informó que la reunión de trabajo, se llevó a cabo en el puerto de San Felipe, ante la presencia de funcionarios de SAGARPA, la Secretaría de Desarrollo Agropecuario (SEDAGRO), la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), el Fideicomiso de Riesgo Compartido (FIRCO), la Procuraduría Agraria, los propietarios de la Empresa Bell Carter Food de Estados Unidos, y más de 50 productores del Consejo Nacional Olivarero.

Durante la sesión, los productores del Consejo, informaron que el Proyecto contempla la plantación de 5 mil hectáreas, aunque en una primera etapa, se iniciará con la plantación de 300 hectáreas de olivo en la zona del Valle Chico, principalmente, en la Colonia Morelia; en donde las temperaturas son menores en comparación con otras zonas de la región y se poseen tierras agrícolas de mejor calidad.

Comentaron que en estos momentos, tienen establecida media hectárea de olivo para validación; la cual, se está dando en coordinación con los investigadores del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) de Baja California.

Por su parte, el Coordinador Técnico de la SAGARPA, el Ing. Héctor Soto Ibarra, en representación del Delegado Estatal, el Ing. Guillermo Aldrete Haas, resaltó que la Delegación ofrecerá el acompañamiento técnico que ocupen los productores de olivo; certeza jurídica y la asesoría que se requiera para accedan a los Programas y Componentes de la Secretaría.

Finalmente, señaló que es muy posible, que este tipo de proyectos, requieran de la aplicación de sistemas de riego que promuevan un uso más eficiente del recurso agua; la implementación de agricultura protegida a través del uso de malla sombra, invernaderos, etc.; así como sistemas fotovoltaicos para la producción de energía solar, que permita el ahorro de energía eléctrica, sobre todo, durante el proceso de la extracción del agua de los pozos.