WASHINGTON.- El Senado de Estados Unidos, controlado por el Partido Republicano, votará dos propuestas enfrentadas con un mismo objetivo: poner fin al cierre parcial del Gobierno.

Una de las iniciativas que se someterá a votación el jueves refleja el ofrecimiento del presidente Donald Trump a conceder protecciones temporales a algunos migrantes a cambio de la financiación para el muro fronterizo con México, una de sus promesas electorales clave.

La segunda afecta a una medida que ya recibió el visto bueno de la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, para reabrir el Gobierno hasta el 8 de febrero. Esta propuesta no contempla los fondos para el muro, pero da a los negociadores más tiempo para hablar.

No se espera que ninguno de los dos proyectos de ley avance ya que las normas del Senado exigen al menos 60 votos a favor.

Los senadores demócratas rechazaron la propuesta de Trump y no estaba claro si los republicanos respaldarán la insistencia del presidente de que el Gobierno siga paralizado hasta que los legisladores destinen 5 mil 700 millones de dólares para construir el muro.

Mientras, cientos de miles trabajadores federales que están sin trabajo o que trabajan sin paga están luchando porque termine el cierre, que es el más extenso en la historia de Estados Unidos y que este miércoles entró en su día 33.

Muchos empleados, así como contratistas, recurrían a la asistencia por desempleo, a los bancos de alimentos y otros tipos de apoyo. Otros comenzaron a buscar nuevos empleos.

Trump planeaba avanzar en la entrega de su discurso sobre el Estado de la Unión el próximo martes, a pesar de la recomendación de retrasarlo que formuló la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ya que las agencias gubernamentales responsables de brindar seguridad se vieron afectadas por el cierre.

“Esas preocupaciones fueron abordadas por el Departamento de Seguridad Nacional y el Servicio Secreto de Estados Unidos. En este punto, estamos avanzando”, dijo el martes a la prensa la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

Con información de Reuters