Por Jorge Morán

Jorge Alberto Aranda Miranda, consejero del IEEBC.

Un recurso adicional de por lo menos 48 millones de pesos es el que necesita el Instituto Estatal Electoral de Baja California (IEEBC) para el correcto ejercicio del Proceso Electoral local de 2019.

El consejero Jorge Alberto Aranda Miranda, titular de la Comisión de Administración del IEEBC, explicó que del presupuesto de 469 millones de pesos asignado por el Congreso del Estado para el ejercicio del presente año, 250 millones de pesos se otorgan a los partidos políticos, es decir, más de la mitad del recurso.

Después de los cubrir todos aquellos gastos considerados como irreductibles, como materiales electorales, documentación, entre otros, al Instituto le restarían tan sólo 11 millones de pesos para solventar el resto de su costo de operación, los cuáles son insuficientes para sacar adelante las elecciones.

“Estamos en un plan de austeridad revisando con cuánto es lo mínimo que saldríamos de una forma muy ajustada (…) Cortamos 100 plazas eventuales, pero además algunas que iban a ser contratadas por 7 u 8 meses las estamos reduciendo a 5 meses para lograr algunos ahorros y mientras cubrirlo con personal trabajando más horas”, comentó el consejero.

Aún con dichas no se logra solventar la falta de recursos, por lo que solicitarán a los legisladores una ampliación presupuestal, la cual de forma preliminar oscilaría entre los 48 o 49 millones de pesos.

Imposible, realizar proceso electoral austero

Clemente Custodio Ramos, presidente del IEEBC.

“La misma necesidad del proceso electoral nos dice que no puede ser austera”, afirmó el consejero presidente del IEEBC, Clemente Custodio Ramos Mendoza, al señalar que son muchos los recursos que se necesitan para garantizar un correcto ejercicio democrático.

Principalmente, resaltó todos los mecanismos de seguridad en los que se invierte a fin de avalar y legitimar los resultados de las elecciones, que van desde la planeación del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), la contratación de empresas auditoras e inclusive los materiales especiales que se utilizan para la impresión de los listados nominales y sobre todo las boletas electorales, las cuales “tienen más tramas de seguridad que un billete del Banco de México”.

“Actualmente todo nuestro sistema electoral está fundamentado en la desconfianza”, manifestó el titular del organismo electoral.