SAPPORO, JAPÓN.- Un poderoso temblor en Hokkaido, la principal isla del norte de Japón, ocasionó decenas de aludes que dejaron casas bajo ríos de lodo, rocas y troncos, con lo que había esfuerzos desesperados por desenterrar a cualquier persona que hubiera sobrevivido.

Al menos nueve personas fallecieron, informó el primer ministro Shinzo Abe. Las autoridades afirmaron que al menos hay 366 heridos y unas 30 personas desaparecidas después del sismo de magnitud 6,7 que sacó a la gente de sus camas a las 3:08 de la madrugada.

Casi 3 millones de clientes se quedaron sin electricidad debido al más reciente azote de la naturaleza contra Japón.

El terremoto paralizó la actividad usual en la isla debido a que la falta de energía cortó el suministro de agua y servicio telefónico, inmovilizó trenes y aeropuertos. Muchas carreteras de la isla estaban cerradas.