Se espera que el secretario estadounidense de Defensa, James Mattis, ordene este jueves el envío de uno 800 militares a la frontera sur del país con el objetivo de frenar la entrada de la caravana de migrantes que se aproxima al país desde Centroamérica, en su mayoría procedentes de Honduras, Guatemala y El Salvador.

Según ha adelantado la cadena estadounidense CNN citando fuentes cercanas al Pentágono, el objetivo es que las tropas ayuden en labores de seguridad fronteriza, una opción que ya defendió el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, la semana pasada cuando amenazó con cerrar militarmente la frontera.

De acuerdo con la CNN, que cita fuentes del Pentágono, Mattis podría firmar este mismo jueves la autorización que permita el despliegue de las tropas, con el propósito de impedir la entrada de una caravana de inmigrantes hondureños que en estos momentos se dirige al país.

El mandatario ya ordenó el pasado abril el despliegue en la frontera de la Guardia Nacional -un cuerpo de reserva de las Fuerzas Armadas- como respuesta a las noticias sobre otra caravana de migrantes, que en ese caso inició su recorrido en el sur de México.

Según las fuentes citadas por la CNN, una información que también ha confirmado The Washington Post, todavía se desconoce si las tropas que se desplegarán serán miembros de la Guardia Nacional o militares federales en activo.

De acuerdo con la cadena norteamericana, los soldados enviados a la frontera no tomarán parte de manera activa en operaciones para detener a los migrantes. Se espera que participen en operaciones de construcción para reforzar las vallas existentes en la frontera, con el objetivo de blindar varios puntos por los que se espera que los centroamericanos pueden intentar cruzar de manera ilegal.

Los refuerzos militares también proporcionarán tiendas de campaña y suministro médico en esas áreas, aunque no se ha especificado si la asistencia médica también irá dirigida a posibles migrantes interceptados. Según las fuentes del Pentágono citadas, los militares enviados a la frontera tienen derecho a la defensa propia, pero serán los miembros de la Guardia Fronteriza los que detendrán físicamente a aquellas personas que intenten cruzar de manera ilegal.

El presidente estadounidense ya había insinuado a través de su perfil oficial de Twitter la medida a primera hora de este jueves. “Voy a mandar al Ejército para esta emergencia Nacional”, ha afirmado.