BRUSELAS.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump y su homólogo de Francia, Emmanuel Macron, cayeron ayer en una serie de contradicciones sobre el gasto militar de la OTAN y la permanencia del republicano en la Alianza, que dieron de qué hablar en el segundo y último día de la cumbre de los aliados, en Bruselas.

Concluido el encuentro, el huésped en la Casa Blanca convocó de urgencia a una conferencia de prensa para asegurar que los países que integran la Alianza reforzaron su compromiso con incrementar de dos al cuatro por ciento de su PIB el gasto en Defensa, como les había solicitado. “La OTAN es ahora una máquina bien afinada”, aseguró Trump.

No obstante, el presidente Macron lo contradijo poco después al negar que los países de la Alianza hayan acordado aumentar el gasto de defensa más allá de los objetivos para 2024 del dos por ciento del PIB de cada nación.

El presidente francés también desmintió el rumor de que Trump amenazara con abandonar la OTAN durante la cumbre, si no aceptaban el incremento. Macron aseguró que no se emitió ninguna amenaza directa.

Cuando se le preguntó si había amenazado con retirarse de la OTAN, el presidente estadounidense no lo negó directamente. Aunque durante su conferencia de prensa hizo una de sus típicas amenazas encubiertas diciendo que solo “la gente sería extremadamente infeliz” si no aumentaban los gastos.

Además afirmó que podría sacar a su país de la OTAN sin la aprobación del Congreso: “Creo que es probable que pueda hacerlo, pero espero que sea innecesario”, afirmó.