Por Eliott Valdez Montaño

Un grupo de cerca de 30 ciudadanos integrantes de diversos movimientos civiles cerraron las puertas del Congreso del Estado, en protesta por la aprobación de la reforma constitucional que amplía la gubernatura de 2 a 5 años para Jaime Bonilla Valdez.

Colectivos como Baja California Resiste colocaron mantas y cerraron las instalaciones del Poder Legislativo acusando a los diputados locales de traidores y corruptos.

Incluso en las escalinatas del Congreso colocaron bolsas que asemejaban dinero para acusar una negociación de los legisladores panistas y morenistas.

Comentaron además que el gobernador electo Jaime Bonilla también traicionó a los bajacalifornianos al ocupar un cargo en nuestro país a pesar de ser ciudadano estadounidense.

Los manifestantes continuarán a las afueras del Congreso del Estado, a pesar de que los trabajadores y los diputados se encuentran de vacaciones.