A 28 años de la partida del periodista Edmundo Bustos su legado sigue presente.

by linaresvillamild@gmail.com
0 comentario

Estaba en una junta con ejecutivos de CANACINTRA, ya que yo trabajaba en la Secretaria de Economía, cuando esa mañana como a las 9 o 10, recibí el mensaje que mi papá, un muy conocido periodista, para mi un ser muy divertido, amoroso y que admiraba mucho, lo habían Trasladado al IMSS internándolo. Creo que mi reacción fue similar al momento en que le avisan a George Bush hijo que Estados Unidos estaba siendo atacado y le notifican sobre el ataque a las torres gemelas, algo parecido, quede congelado, seguí en la junta pero percibía todo como un sueño, escuchando a los demas como a lo lejos y en cámara lenta. 

Se vino a mi memoria muchos momentos de mi vida con èl, era un gran conversador, alguien con un carisma especial que estar a su lado era muy divertido, se hacia querer. Recuerdo mucho su pasión por los Gallos, y como siendo muy influyente por su profesión nunca le gustaron los reflectores, ni moverse en los círculos sociales diríamos hoy en día “fifis”, mas bien tenía a sus amigos jovenes, de mi edad, galleros, amigos carpinteros, amigos boleros, todo tipo de personas con quienes muy rápido generaba una profunda conexión. 

Un periodista muy destacado, al tiempo, mi madre Colila Eguìa escribió un libro en su memoria “Apuntes de un Reportero” en los que vienen un sin numero de reportajes, investigaciones y contribuciones a la vida publica de la comunidad desde su oficio de ser periodista. 

Marco Edmundo Bustos Pérez, mi padre participó en todas las fuentes y en los medios escritos más importantes del estado. Uno de sus conocidos reportajes ganó premio Gobernador cuando denunció la existencia de la plaga de gusano rosado en el algodonero del Valle de Mexicali y San Luis Río Colorado. 

Autor original de la columna política “En Voz Baja , director de comunicación social en el gobierno municipal de Francisco Santana Peralta, director local del periódico El Mexicano, jefe de prensa de la campaña de Margarita Ortega Villa y de quien la actual sala de prensa lleva su nombre.

Hoy lo recuerdo, lo recordamos como padre cariñoso que deja una huella en nuestros corazones, un hombre que dejó huella en su profesión de periodista y muchos amigos en el camino con su peculiar trato humano tratando por igual a todos, desde el humilde bolero como al político influyente o el encumbrado empresario.

Al salir de mi junta me dirigí al IMSS y el duró dos días mas vivo, pero prácticamente sin posibilidades de regresar a la consciencia. Platicaba con él, yo juraba que me escuchaba, y hasta movía de vez en cuando algún músculo, pero el neurólogo me explicó sobre los reflejos. Dos días después el 27 de octubre de 1995 mi padre se había retirado de este plano.

Su funeral fue una manifestación de la bondad y conexión con muchos amigos, de su importancia como figura de influencia en el periodismo, el Gobernador de ese momento Héctor Terán Terán me llamo para darme el pésame y estuvo presente en la misa de despedida. Muchos amigos, muchas personas, una fila enorme al cementerio era muestra de tanto cariño que dejo en tantas personas. Sus compañeros periodistas, contemporáneos y nuevos, conviven con la sala de prensa del Congreso que lleva su nombre Sala “Edmundo Bustos Pérez»

A 28 años de tu partida sigues en mi corazón, en nuestro corazón. Abrazo hasta el mas allá amado padre, muy querido BUPE. 

Mauricio Bustos Eguía  

You may also like

Sobre Nosotros

Promover una comunidad informada, critica, participativa, educada, colaborativa y empoderada, para que seamos responsables de nuestra propia calidad de vida asumiendo un rol activo en el acontecer público.

Newsletter

Últimas noticias

@2024 – Todos los derechos reservados.