Adán ¿Ya no está «a gusto» con ser corcholata?

by linaresvillamild@gmail.com
0 comentario



*.- O la zalamería al más alto nivel

AFN POLÍTICO

Dora Elena Cortés
afntijuana@hotmail.es
Twitter: @DoraElenaAFN

TIJUANA BC 16 DE JUNIO DE 2023 (AFN).- A menos de que se trate de una novedosa forma de hacer campaña que le garantice el triunfo rotundo, las acciones y comportamiento de Adán Augusto López Hernández no parecen ser las de alguien que quiere, con todo su ser, convertirse en presidente de la república.

Ni siquiera en el candidato de Morena o la «corcholata» preferida del presidente, porque si bien es cierto que no es un hombre que transpire pasión (en lo que hace, no sean mal pensados) no se percibe ni un atisbo de emoción, ni siquiera como la que asoma en el senador -con licencia- Ricardo Monreal Ávila, quien, pese a que sabe que no tiene el respaldo de su «amigo», sigue trabajando como para lograr la candidatura.

Ya no se diga de Marcelo Ebrard, ex secretario de Relaciones Exteriores, quien pasando por encima de todo aquello que no le gusta, está demostrando que quiere conseguir la candidatura a como dé lugar, y mucho menos como Claudia Sheinbaum, quien con todo y lo que se ha dicho de que es «la favorita del profesor», busca con énfasis la candidatura, no obstante que «ya se cansó» desde el primer día, de que le griten que «no hay piso parejo», lo cual será lo mínimo que le habrán de echar en cara durante los más de 70 días en que hará campaña con el respaldo de López Obrador y, de todo el «entramado» que ya se formó a su alrededor.

Algunas actitudes de Adán Augusto me habían llamado la atención, pero parecieron tomar forma, cuando escuché al comunicador Raymundo Riva Palacio, quien en la más reciente edición de Tercer Grado lanzaba una hipótesis que no está descabellada.

Habló precisamente de Adán Augusto, y su declaración en el sentido de que «no renunciaría» sino que le pediría al presidente López Obrador que lo relevara del cargo para atender «una instrucción», lo cual no cuadraba con una aspiración, porque ésta se presenta por voluntad propia y no por instrucción.

Decía el periodista que Adán, cumpliría un papel que le fue asignado por el presidente, en este proceso de selección de la «corcholata» ganadora y, que, al no renunciar, tendría la posibilidad de regresar a la posición que estaba dejando, de no ser el seleccionado.

Hasta ahí lo que señalaba Riva Palacio.

A mí también me extrañó ese comentario de López Hernández, y lo referí en una reciente posdata.

Después trascendió que sería el único de los aspirantes que no acudiría para registrarse personalmente en este proceso, sino que lo haría a través de un representante, lo cual no es nada lógico si consideramos que se retiraron de sus posiciones, precisamente, para dedicarse en «cuerpo y alma» a este inicio de proceso.

Es el que menos ha salido públicamente y el que tampoco ha querido hacer grandes declaraciones, además de que rechazó el presupuesto de 5 millones de pesos que se dijo que Morena les entregaría para su «pasarela» por el país.

Esto sí lo aprovechó para «saludar con sombrero ajeno», cuando hizo público que pedirá a la dirigencia del partido, que estos recursos se destinen a dos municipios pobres del país, en los estados de Guerrero y Veracruz, cuando al final de cuentas, son billetes que no le corresponden, porque al provenir de un partido son resultado de nuestros impuestos.

Así que resulta muy extraño que Adán Augusto esté adoptando estas actitudes que, como ya dijimos, están muy alejadas de aquellos que verdaderamente quieren conseguir la nominación.

Y esa actitud contrasta notablemente, con la energía que mostró durante los últimos meses visitando, prácticamente, todo el país como secretario de Gobernación, cosa que no había hecho –tampoco- con ese ritmo antes de haber sido considerado «corcholata».

¿De algo se enteró? O ¿Ya le dijeron cuál es el verdadero plan?

Lo que sí no puede pasarse por alto, es la carta de renuncia que presentó al presidente López Obrador, la cual es un verdadero monumento a la zalamería o a la excesiva y desconcertante «adoración» a un mesías.

Efectivamente, le solicitó que «si está en su agrado me releve de este cargo, para así atender con la tenacidad, los valores y el compromiso histórico que usted sembró, el encargo de profundizar la cuarta transformación de la vida pública nacional».

Pero el presidente optó, por lo visto, por aceptarle la renuncia, ya que así lo anunció este día al referir que la presentó, porque en uno de sus párrafos sí se habla de dimisión al frente de la Secretaría de Gobernación.

Y el siguiente párrafo es una joya para atesorar, que, si al presidente no lo conmueve y lo nombra, es que de plano no tiene corazón:

«Le ruego que no crea que busco algo mejor o más grande, que el privilegio de acompañarle, todo lo contrario. La realidad es que usted ya ha hecho más que suficiente por todas y todos nosotros».

Y eso que no les transcribí toda la lacrimógena historia que en su carta Adán Augusto hace, recordando a López Obrador cuando hace 18 años le dio la «instrucción que parecía fácil»: Adán ven a ayudarme.

Y Adán se levantó y «andó» (anduvo), diría el chiste.

«Desde entonces -continúa en su carta- hasta que la vida me lo permita, pretendo seguir cumpliéndola».

Si en este punto no han llorado, tampoco ustedes tienen corazón.

Espero que Adán Augusto vuelva a sentirse «a gusto» con el anuncio que hoy hizo la diputada Andrea Chávez, que extrañamente le ha acompañado en toda su gira por el país, ya que pidió licencia para sumarse a la campaña del también tabasqueño y también López.


ANA Y CONDA.- Jueces mexicanos: cuando vean las «barbas» de su vecina cortar… Piensen que estamos en un México, donde «la ley, ya no es la ley».

PD.- A la gobernadora, ayer se le ocurrió publicar en Twitter un mensaje en el que echaba en cara a los que decían que «México estaría peor que nunca», para luego alardear que tenemos un #SúperPesoMexicano y dar #GraciasAmlo.

PD1.- No lo hubiera hecho, porque se vino la «cascada» de reclamos y críticas por ese mensaje, que como mínimo fue calificado de servil, amén de que se le reclamaba que con un súper peso no se mejoraban las condiciones de vida de los ciudadanos.

PD2.- ¡Qué horror! Con el acarreo, ayer (y simulación) que se hizo para el informe final de Claudia Sheinbaum.

PD3.- Tendría que existir una verdadera autoridad electoral, no temerosa del presidente, para hacer valer lo que tanto pelearon los ahora gobernantes en la oposición.

PD4.- Ya sé que a un amigo que apoya a Claudia y que me dice que me gustan los políticos «modositos» le molestarán también estos comentarios, sin embargo, no es posible dejar de hacerlos, porque se trata de alguien que opera bajo el amparo de todo el poder que hoy tienen.

PD5.- Y que además puede ser presidente de la república.

PD6.- Ya también hablaremos, en su momento (como ya lo hemos hecho) criticando a las otras «corcholatas», según vayan incurriendo en acciones irregulares.

PD7.- Por cierto: Claudia dijo que México se escribe con M de «madre» y de «mujer», después de que el exsecretario Ebrard, comentó que se escribe con M de Marcelo.

PD8.- Y Xóchitl Gálvez aprovechó una publicación de Claudia, para añadir que además se escribe con X, de ya saben quién. Y no precisamente del actual.

You may also like

Sobre Nosotros

Promover una comunidad informada, critica, participativa, educada, colaborativa y empoderada, para que seamos responsables de nuestra propia calidad de vida asumiendo un rol activo en el acontecer público.

Newsletter

Últimas noticias

@2024 – Todos los derechos reservados.