OAXACA.- A unos días de la jornada electoral del 1 de julio, siete municipios amagaron con no permitir el ingreso de la paquetería electoral y la instalación de casillas.

Sin embargo, funcionarios de los órganos electorales intentan convencer a los opositores de garantizar que la ciudadanía ejerza libremente su derecho de votar y ser votados.

San Dionisio del Mar, Comitancillo, San Vicente Coatlán, San Juan Bautista Atatlahuaca, San Jorge Nuchita, Ayutla y San Pedro Huilotepec, localizados en las regiones del Istmo de Tehuantepec, Sierra Sur, Valles Centrales y Sierra Norte, negaron el acceso a todos los candidatos a cargos de elección popular, además de rechazar el ingreso de los paquetes con las boletas electorales.

En el caso de San Vicente Coatlán, en la Sierra Sur, el alcalde Hipólito Santiago Jaime no aceptó la colocación de las casillas para el día de la jornada electoral.

Según el alcalde, sus gobernados solamente elegirán a sus autoridades municipales por el sistema normativo interno (usos y costumbres) en la fecha que decidan en colectivo.

Argumentó que su oposición es en respuesta al desinterés del gobierno estatal por resolver el conflicto agrario con la población vecina de Sola de Vega, con la que se disputa 19 mil hectáreas de tierras.

El conflicto agrario, que por el momento se encuentra en manos del Tribunal Unitario en un juicio de revisión, cumplió más de 60 años y ha generado un clima de inestabilidad social, inseguridad y muerte en ambas localidades.

También acusaron al gobierno del estado y la Federación de incumplir con las minutas de acuerdo de atender las obras complementarias por la construcción de la autopista Barranca Larga-Ventanilla, una construcción inclusa por los tres últimos sexenios federales.

El pasado lunes en un paraje de San Vicente Coatlán cinco militantes del partido Morena, entre ellos el candidato a diputado local, Emigdio López Avendaño, fueron asesinados una vez que les fue negado el acceso a la cabecera municipal por parte del alcalde.

Los integrantes de la coalición Morena, PT y Encuentro Social lo señalaron como responsable directo del crimen del candidato y militantes.