Por Francisco Garfias.

Por un tuit de Raymundo Riva Palacio me enteré de que las estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) desaparecieron unas horas de su página de internet.

Ocurrió tras el esgrima verbal que AMLO sostuvo con el periodista Jorge Ramos, alrededor del número de homicidios en México en lo que va de la 4ª T.

La alerta sobre la “desaparición” de las cifras la había dado previamente Isabel Miranda de Wallace en esa misma red social:

“Misteriosamente bajan de internet reportes de delitos del Secretariado Ejecutivo en los que sustentó @jorgeramos su pregunta al presidente @lopezobrador_ esta mañana.

“Los sustituyeron por reportes de víctimas que pertenecen a otro apartado. ¿Porqué retirar la información?”, preguntó la mera mera de Alto al Secuestro.

* * *

El incómodo periodista llegó a la conferencia mañanera con copias de las estadísticas del SESNSP, y dijo: “Las cifras indican que sigue aumentando el número de asesinatos: 8 mil 524 en los primeros tres meses”.

–No han aumentado. Yo tengo otra información —reviró AMLO.

—Sí han aumentado. Son cifras de su propia Secretaría de Seguridad. ¿No son ciertas? –preguntó Ramos.

–Vamos viéndolas. Yo no las voy a decir porque no me gusta decir mentiras —reviró el presidente.

Y, como de costumbre, se fue por otro rumbo: “En dos sexenios perdieron la vida, desde que un Presidente declaró la guerra al narcotráfico y le pegó un garrotazo a lo tonto al avispero, alrededor de 250 mil mexicanos”.

Ramos lo atajó:

“Sí, pero yo digo de su gobierno: en diciembre murieron 2 mil 875; en enero, 2 mil 853; en febrero, 2 mil 796. Si sigue así, va a ser el más violento de la historia moderna de México”.

Ramos tenía razón. Alfonso Durazo, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, presentó cifras idénticas a las de Ramos, poco después de que se retiró el presidente.

¿De donde habrá sacado AMLO las “cifras diferentes”?