Por Jorge Morán

Tras 30 años de militancia en el tricolor, la ex diputada federal Nancy Sánchez Arredondo anunció formalmente su renuncia al Partido Revolucionario Institucional (PRI), al que acusó de estar secuestrado y al servicio del Partido Acción Nacional.

En conferencia de prensa convocada este miércoles, la ex dirigente estatal del PRI señaló que el partido al que se unió hace tres décadas ya no existe, pues se alejó de las causas sociales para convertirse “en un crepúsculo de cortesanos al servicio del PAN y del Gobierno del Estado, con el que pactaban alianzas y compartían caricias por debajo de la mesa”.

“El de hoy es un PRI de anti valores, convertido en cómplice y beneficiario de los abusos de una administración que ha llevado al hartazgo a los ciudadanos (…) Este PRI que hoy negocia al mejor postor su papel de oposición y contrapeso, se ha ganado justo y ha sido merecedor del rechazo de los ciudadanos”, declaró.

Aseguró que se va con la frente en alto y responsabilizó al candidato a gobernador, Enrique Acosta; al ex presidente del partido en Baja California, René Mendívil; así como al actual, David Ruvalcaba, de tomar al partido y atropellar los derechos de sus militantes.

Así mismo, Sánchez Arredondo mencionó que en las próximas elecciones votará en favor del abanderado de Morena para la gubernatura, Jaime Bonilla, pues considera que es el único con la posibilidad de sacar al PAN del Poder Ejecutivo. Mientras tanto, comentó que desconoce al resto de los aspirantes de la coalición “Juntos Haremos Historia”, por lo que no se enunció a su favor.

Si bien indicó que no participará de forma activa en la campaña del candidato morenista, no descartó la posibilidad de formar parte de su gabinete en caso de presentarse la oportunidad.