Por Eduardo Navarro González

Son numerosas y diversas las causas que originan apagones que a su vez dañan aparatos eléctricos, pero cuando una de éstas es atribuible directamente a la calidad del servicio que presta la Comisión Federal de Electricidad, ésta tiene la obligación de pagar reparaciones.

Así lo determinó la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación según una nota que data de noviembre del año pasado, de tal suerte que los usuarios tienen oportunidad de “exigir una indemnización” por los daños que provoque la paraestatal por servicio público deficiente. La información la puede consultar en este link: https://www.milenio.com/policia/cfe-debera-indemnizar-usuarios-danos-provoque

El problema es que si hay usuarios en Mexicali en esa situación, la de reclamar pago de daños por apagones, no hay claridad respecto a las formas de hacer efectiva la indemnización porque, para empezar, las oficinas de la Procuraduría Para la Defensa del Consumidor (PROFECO) ya desaparecieron en la capital bajacaliforniana y sólo operan en Tijuana, y hacer un reclamo de esa naturaleza por la vía civil… ni pensarlo.

Por eso, cuando se está en casa y ocurre un apagón, no se quede paralizado y espere pasivamente a que “regrese” la energía eléctrica; al contrario, corra y apague todo aparato que pueda porque con las “entradas” y “salidas” de electricidad, los capacitores pueden llegar a tronar, de acuerdo a una nota preventiva que se publicó recientemente en La Voz de la Frontera.

Cita Mariela Tapia, en su información, que uno de los aparatos volubles a sufrir daños son, precisamente, los de aire acondicionado, seguramente los más costosos que hay instalados en una vivienda común, de tal forma que lo mejor es no solo apagarlos sino desconectarlos hasta que se normalice el flujo eléctrico. Además y como medida preventiva, es preciso darle mantenimiento a las instalaciones eléctricas domésticas y hasta empresariales, como son las bases y centros de carga.

Atender estas recomendaciones puntualmente le ahorrará dolores de cabeza, pérdidas significativas y, si se puede y tiene con qué, contrate a algún especialista que le instale una planta de energía alterna que opere automáticamente en caso de apagón o de plano compre una y prepare sus instalaciones para habilitarla cuando la CFE, por causas imputables a ella, corte la energía.

Esta situación viene a cuenta porque también muy recientemente, Eugenio Lagarde Amaya, presidente de la CANACINTRA Mexicali, declaró que aunque la CFE lo niegue, los cortos de electricidad que han ocurrido desde junio pasado se dan por falta de energía debido al déficit de 250 megawatts en el verano y no hay a la vista ni en forma ni en acción, algún plan oficial para resolver esta problemática.

Así, o más claro, antes de que en este verano se quede sin refri… y quizá sin indemnización. ¿O no?