Luego de la carta invitación que emitió el Sistema de Administración Tributaria (SAT) a contadores y arrendatarios por constitución de sociedades y fideicomisos, entre otros, para que se registren ante la Ley Antilavado, el Colegio de Contadores Públicos de Mexicali hace un llamado a que revisen sus actividades y vean si éstas están dentro del artículo 17 fracción XI, ya que no todos están en el supuesto.

Esto debido a que a la Unidad de Inteligencia Financiera le interesa conocer quiénes son los socios de la empresa y de dónde procede el recurso para identificar si es una actividad lícita, pues el SAT cuenta con un padrón y a través de una matriz determina a qué sociedades pertenece el socio y de dónde saca sus recursos.

Así lo expuso el vicepresidente del Colegio de Contadores Públicos de Mexicali, Fernando Martín Mejía, posterior al desayuno semanal que preside la C.P.C. María Elena Douglas del Toro, donde estuvo como invitado el Dr. Marco Antonio Ibarguen Morales, quien expuso el tema de “Compliance”.

“A la Unidad de Inteligencia Financiera le interesa conocer los nombres de los que están desarrollando esa actividad”, precisó Martín Mejía, quien explicó que dicha carta invitación está dirigida a quienes están registrados como servicio de contabilidad y asesoría en el portal del SAT.

Aunque aclaró que dicha carta no es específicamente para contadores, sí va enfocada a quienes presten servicios de manera independiente como administración de recursos, constitución de sociedades, fideicomisos o algún tipo de operaciones que a la Unidad de Inteligencia Financiera le interesaría conocer.

El contador público certificado dijo que se debe revisar si se realizan actividades que mencione el artículo 17 fracción XI, pues si se llevan a cabo estas labores solo hay que registrarse y presentar informes, lo cual también deben hacer otro tipo de contribuyentes a los que les haya llegado la carta como arrendadores y constructoras.

Asimismo, el vicepresidente del Colegio comentó que también hay parámetros y límites, pues si se tiene una renta con un monto pequeño no es necesario registrase, pero si ésta es de 135 mil hasta 270 mil pesos, ahí sí el contribuyente tiene la obligación de recabar información.
Por último, mencionó que hay ciertas actividades que considera pueden ser vulnerables a manejar recursos de procedencia ilícita, como son los casinos, donativos, notarios públicos, arrendadores, constructoras y subcontratación de personal.