CIUDAD DE MÉXICO. Hora y media después de tomar posesión como presidente municipal de Tlaxiaco, Oaxaca, Alejandro Aparicio Santiago murió ayer, víctima de un ataque armado.

A este asesinato se suman otros seis perpetrados durante el último semestre contra autoridades que ganaron comicios el 1 de julio, reportó la consultora Etellekt.

Cinco de los siete casos corresponden a políticos elegidos bajo las siglas de Morena, pues además de Aparicio Santiago está Eliseo Delgado, alcalde electo de Buenavista Tomatlán, Michoacán, asesinado a tiros el 21 de julio. Un día antes, Zenón Cocula, regidor en Tlaquepaque, Jalisco, murió baleado.

Las otras víctimas son Rosalío González, regidor en Armería, Colima, y María Ascensión Cruz, regidora en Mazatepec, Morelos.

Hombres armados los asesinaron el 2 de agosto y el 30 de diciembre, respectivamente.

De acuerdo con Yeidckol Polevnsky, líder nacional de Morena, el proceso electoral 2017-2018 quedó registrado como el más violento en la historia reciente, con 152 políticos asesinados. Detalló que la entidad de mayor violencia contra morenistas es Oaxaca.

La Fiscalía estatal reportó que la agresión contra el alcalde de Tlaxiaco ocurrió cuando se dirigía al ayuntamiento.

En el recorrido, hombres armados le dispararon, lo que además dejó un saldo de cuatro heridos y un detenido. Aparicio Santiago murió tras recibir atención médica en el IMSS. El gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, condenó el asesinato y solicitó a la Fiscalía una exhaustiva investigación. Polevnsky llamó a esclarecer los hechos.