Un ataque aéreo a un centro de detención para migrantes en la capital de Libia causó al menos 44 muertos y más de 130 heridos en la madrugada de este miércoles, dijo la misión de Naciones Unidas en el devastado país.

Es probable que el incidente plantee nuevas preocupaciones sobre la política de la Unión Europea de aliarse con las milicias del país norteafricano para impedir que los migrantes crucen el Mar Mediterráneo, lo que a menudo los deja a merced de brutales traficantes de personas o varados en sórdidos centros de detención cerca de las líneas del frente.

El ataque también podría aumentar la presión de Occidente sobre Khalifa Hifter, un general libio cuyas fuerzas lanzaron una ofensiva sobre el débil gobierno de Trípoli en abril. El gobierno asentado en la ciudad culpó a su autodenominado Ejército Nacional Libio (ENL) del incidente y pidió que la misión de apoyo de la ONU establezca un comité para investigar lo ocurrido.

Un vocero de las fuerzas de Hifter no respondió de inmediato a los llamados telefónicos y mensajes pidiendo comentarios. Medios locales reportaron que el ENL lanzó ataques aéreos contra el campamento de una milicia próximo al centro de detención, ubicado en el vecindario de Tajoura.