El Financiero

El Pleno de la Cámara de Diputados aprobó la madrugada de este viernes, en lo general y lo particular, el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020, que incluye recortes a ramos autónomos como lo son el Poder Judicial, el Instituto Nacional Electoral (INE) y la Fiscalía General de la República (FGR).

Con 302 votos a favor, 65 en contra y una abstención, los diputados, que sesionaron en el Centro Santa Fe como sede alterna, avalaron un PEF con un monto total de 6 billones 107 mil 732 millones 400 mil pesos.

Esto es un aumento de uno por ciento en términos reales (269 mil 672.7 millones de pesos) respecto del presupuesto aprobado para 2019, cuando se dio ‘luz verde’ a un presupuesto de 5 billones 838 mil 59 millones 700 mil pesos.

Se aprobaron solo dos reservas, la presentada por la diputada María del Pilar al artículo 11, y la del artículo 33, propuesta por el diputado Francisco Favela.

La primera reserva, la referente al artículo 11, fue para que el Fondo Metropolitano cuente con bases jurídicas para garantizar el ejercicio pleno de recursos asignados.

Mientras que la segunda reserva es para que el Gobierno establezca como política pública el ordenamiento de los mercados agrícolas.

Morena y sus aliados Partido del Trabajo, Encuentro Social y Verde Ecologista de México votaron a favor del dictamen que realizó reasignaciones por 11 mil 396 millones 600 mil pesos.

En el caso del Poder Judicial, se establece un recorte por mil 327 millones de pesos, respecto a la propuesta enviada por el Gobierno de López Obrador, donde la mayor parte es para el Consejo de la Judicatura.

Para el INE, el ajuste a la baja es de mil 71 millones 562 mil pesos menos. El instituto acusó que es el ‘más grande de la historia’, justo cuando se alista para el proceso electoral (2020-2021) más grande en la historia del país.

“Es el equivalente a cerca de 9 por ciento de lo solicitado por la institución para que en 2020 se expidan cerca de 16 millones de credenciales e iniciar el proceso electoral 2020-2021”, señala el instituto en un comunicado.

Mientras que para la Fiscalía General de la República (FGR), el ‘machetazo’ sería de mil 500 millones de pesos a lo previsto originalmente en el presupuesto para el año siguiente.

En contraste, dependencias del Gobierno federal se beneficiaron de los ajustes al obtener más recursos, como la Secretaría de Bienestar con 8 mil 365 millones 370 mil pesos.

Esta dependencia es la encargada de la distribución de los pagos de varios programas insignia de la administración de López Obrador, como las pensiones a los adultos mayores y ‘Sembrando Vida’.

Otras secretarías beneficiadas por las reasignaciones son Hacienda (2 mil 500 millones de pesos) y Agricultura y Desarrollo Rural (mil 324 millones pesos).

PROTESTA DEL PAN Y RECHAZO DEL PRI
El Partido Acción Nacional (PAN) decidió no asistir a la sede alterna para discutir el PEF 2020 acusando que Morena quiso discutir en ‘lo oscurito’ un proyecto que “le da la espalda a la gente”, según el presidente de la institución política, Marko Cortés.

En tanto, los grupos parlamentarios del PRI, PRD y Movimiento Ciudadano votaron en contra del dictamen al coincidir que es un Presupuesto que, según ellos, no atiende las necesidades del país y desprotege a sectores como el campo, la salud y transferencias a los estados y municipios.

El PAN, pese a no asistir, envió a la Mesa Directiva más de 200 reservas que se integraron al Diario de los Debates. En tanto, el PRI anunció que se presentarán más de 100 reservas al dictamen durante la sesión en esta madrugada.

El recorte al gasto en el sector del campo fue la principal causa por la que organizaciones campesinas bloquearon San Lázaro, al acusar que la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) tuvo en 2019 un presupuesto de 65 mil 434 millones de pesos, pero para 2020 se proyecta un recorte de 40 por ciento.

Hacienda envió una propuesta de Presupuesto para Sader de 46 mil 253 millones de pesos y tras las negociaciones con los campesinos, la dependencia tendrá un ligero incremento para alcanzar los 47 mil 576 millones de pesos, un monto que dejó inconforme al sector.

La diputada Carmen Cabrera del PES lamentó que los diputados estén sesionando en el Centro Santa Fe por la “falta de sensibilidad y de diálogo con los campesinos, y por haber montado un operativo para detener a los campesinos que piden recursos para caminos rurales y apoyos para zonas indígenas”.

Señaló que aunque el PES apoya al presidente Andrés Manuel López Obrador en su proyecto de nación, “este gobierno de izquierda que yo apoyé y que sigo apoyando al presidente porque aún tengo esperanza de que algún día reflexione y ayude a los campesinos que confiaron en él porque iba a sacar al campo, hoy no ha hecho nada y en el presupuesto al campo viene disminuido”.

Mientras que la diputada Fabiola Loya, de Movimiento Ciudadano, lamentó que no haya habido debate del dictamen en la Comisión y que se esté legislando sobre las rodillas, ya que “el dictamen no refleja las necesidades del país, no queremos un México asistencialistas, a duras penas se igualó el gasto federalizado a lo que se aprobó en 2019”.

El diputado Fernando Galindo del PRI, criticó que Morena está haciendo que todos los diputados violen el marco legal al sesionar en una sede alterna a San Lázaro, “estamos sesionando en este centro empresarial para poder dictaminar aquí ante la falta de sensibilidad política para escuchar a todas voces. Tenemos un Presupuesto centralista”.

Ante las diversas menciones de Morena y del presidente de la Junta de Coordinación Política, Mario Delgado, sobre que los campesinos quieren “moches”, Galindo rechazó esa afirmación y dijo que “no quieren moches sino Presupuesto porque el campo es el sector que más está creciendo pero ahora se le recorta Presupuesto a los pequeños productores”.

En defensa del presupuesto habló el diputado Pablo Gómez de Morena, quien rechazó que se esté “regalando dinero” con programas asistencialistas, por el contrario, sostuvo que se están reconociendo derechos sociales de los grupos más pobres.

Del mismo grupo parlamentario, la diputada Avelino López, calificó a la oposición de “corruptos” al considerar que todas las carencias que señalan y el “abandono” al campo que señalan, se debe a las administraciones anteriores que “robaron el dinero, no nos vengan a hablar de moralidad”.

Del PT, el diputado Benjamín Robles, dijo que “este Presupuesto se construyó desde la campaña del presidente López Obrador, los que peleábamos por estar en campaña en el templete con AMLO, hoy debemos estar apoyándolo con el voto a favor de este Presupuesto”.