Burritos

by linaresvillamild@gmail.com
0 comentario


Por Víctor Martínez Ceniceros

A veces sobran ganas de decirle burritos a quienes le llaman así a los tacos, luego, uno se da cuenta que la ciencia lingüística, nació de la voluntad de entender, en vez de horrorizarse, y se le pasa.

No todas las palabras tienen eso llamado lógica, es decir, un orden lineal, una explicación obvia de su nacimiento.

Hay historias locas como el caso del bigote. Para empezar, en castellano no existía un término específico para el vello entre el labio y la nariz. Por eso, tomó prestado del italiano, mostacho, luego, del alemán, bigote, con la cual nos quedamos. Una palabra, de origen curioso, derivada de la expresión germana Bei Gott, Bi God, por Dios, dicha a los primeros hombres quienes, importando una moda francesa en el siglo XV, decidieron retirar casi todo el pelo de la barba (Corominas; Alatorre; RAE).

Las personas tendemos a creer, que la complejidad es propia de los asuntos importantes, como la formación de palabras, por eso la explicación del párrafo anterior, causa incredulidad, por simplona.

De acuerdo a esa manera de ver la vida, aquí debimos apropiarnos de la versión compleja, patriota, de que el nombre Mexicali está conformado por Mexi, manera alternativa de llamar a Huitzilopochtli y Calli, casa (Gran Diccionario Náhuatl. UNAM). Mexicali es, de acuerdo a esa lógica, el Hogar del Dios Sol.

Por otro lado, no existe evidencia contundente para determinar que, el origen de los nombres de nuestro patrimonio cultural por excelencia, como lo son la tortilla, el taco, tengan raíces mexicanas. Sería insensato creer que de Tlaxcalli, nació tortilla, primero porque esa voz náhuatl significa pan. “Xiqualhuica tlaxcalli”, quiere decir, trae pan. Tlahco o taqualli, no solo suena a chiste, sino tampoco hay pruebas para ligarlo a taco, como dicen algunos.

Tortilla es diminutivo de torta, y ésta, es una masa circular elaborada con harina. El alimento llamado taco, debió tomar su nombre por su parecido a una vara cilíndrica, a veces hecha de madera. Un taco de maíz o de harina, una tortilla enrollada, parece un tarugo, o un taco de billar (Diccionario general etimológico de la lengua española. Don Eduardo de Echegaray, 1889).

Lo de decirle burrito a una de las tantas variedades de taco, parece fronterizo, pero no lo es. Félix Ramos y Duarte, en el “Diccionario de mejicanismos…”, de 1898, define Burrito, como una tortilla arrollada (enrollada) con carne, la ubica como originaria de Guanajuato. Agrega que, en Yucatán, tienen en los coxitos, algo similar. Los codzitos, son nuestras flautas.

Al final, cada pueblo decide bautizar alimentos, sin estar obligado a justificar. Para evitar confusiones, tiene sentido decirle burrito, si quieres comer uno de harina con guisado, no uno dorado de papa o una chimichanga.

You may also like

Sobre Nosotros

Promover una comunidad informada, critica, participativa, educada, colaborativa y empoderada, para que seamos responsables de nuestra propia calidad de vida asumiendo un rol activo en el acontecer público.

Newsletter

Últimas noticias

@2024 – Todos los derechos reservados.