Por Jorge Morán

A través de un nuevo plebiscito, un grupo de jóvenes ciudadanos buscará que se realice una consulta pública para poder evitar que se efectúe el incremento a la tarifa de transporte público, pues afirman que es un abuso hacia la población mexicalense.

El próximo miércoles 5 de septiembre la agrupación acudirá al Ayuntamiento de Mexicali a fin de entregar un oficio solicitando la formación de un Consejo de Participación Ciudadana, además de iniciar con el trabajo de recolección de firmas para el plebiscito.

Michel Sánchez, una de las promotoras del “Movimiento por una tarifa justa en el transporte público de Mexicali”, señaló que durante un periodo de siete años el precio del pasaje ha incrementado en un 40%, pasando de 9 pesos a los 15.50 que está por aplicarse, una de las cifras más altas del país.

Objetan que hoy en día el servicio no cumple con la función social de solucionar la problemática de traslado de los usuarios, sino que solamente se emplea como negocio privado.

En 2014, durante la administración de Jaime Díaz Ochoa, este mismo grupo de jóvenes organizó una recolección de firmas para un plebiscito contra el aumento a la actual tarifa de 13 pesos, no obstante esta no procedió, pues las autoridades argumentaron que no se habían recolectado las firmas suficientes.

Fue el pasado mes de marzo cuando el Cabildo de Mexicali aprobó el dictamen para el incremento de 2.50 pesos a la tarifa, el cual se derivó de un estudio realizado por el Colegio de Economistas de Baja California y revisado por el Consejo Ciudadano de Transporte, conformado por cámaras empresariales, la UABC y los mismos concesionarios.

Este no es el primer movimiento de este tipo que se dispara a causa de este aumento. Desde marzo de este año Sergio Tamai ha encabezado una recolección de firmas a través del Frente Cívico Mexicalense con esta misma finalidad. Al respecto, Michel Sánchez no descartó la posibilidad de conjuntar ambos esfuerzos.

Finalmente cabe resaltar que, además de los jóvenes, muchas de las personas que se encuentran impulsando este movimiento son militantes o han formado parte del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), como es el caso del profesor Guadalupe Montoya Jiménez, ex dirigente estatal del partido en Baja California.

Al cuestionarlos en este sentido, reconocieron que todo movimiento de esta índole tiene algo de connotación política, sin embargo remarcaron que no se está luchando por los intereses del partido sino de la comunidad cachanilla.