El Sol de Tijuana

Tijuana.- En el último debate de candidatos a la gubernatura del estado organizado por el Instituto Estatal Electoral de Baja California (IEEBC), los participantes se comprometieron a terminar con la deuda de alrededor de mil millones que tiene el estado con la Universidad Autónoma de Baja California (UABC); también, en subsanar las finanzas de la administración pública a través de la revisión de contratos hechos durante esta administración, entre otros puntos.

Los cinco candidatos presentes coincidieron en que es injusto que se tenga que reducir un 50% (11 mil espacios) el cupo de admisión a la UABC por falta de recursos que fueron cambiados de una partida a otra; en ese mismo sentido, indicaron que incluso se debe inyectar mayor recurso a la universidad para que siga creciendo en calidad académica.

En lo que refiere a las finanzas del estado, Ignacio Anaya Barriguete, del Partido de Baja California (PBC), comentó: “Primero, revisar esos contratos, concesiones que se otorgaron de manera obscura, ilegal, ilegítima, arbitraria y onerosa para todo el pueblo de Baja California, y en su caso, rescindir esos contratos; existe la posibilidad legal. Tenemos que enfrentar una realidad, tenemos que darle respuestas contundentes a los habitantes”.

Óscar Vega Marín, del Partido Acción Nacional (PAN), dijo: “Voy a convocar a la instalación de una mesa ciudadana que acompañe la transición; esto va a permitirme que todas las reuniones, toda la información que reciba del gobierno saliente lo haga de la mano de la sociedad. Entonces, sí hacer un presupuesto responsable con los objetivos reales a los que nos podamos comprometer en dos años”.

Sobre el mismo tema, Héctor Osuna Jaime, de Movimiento Ciudadano (MC), expresó: “Haremos una propuesta de presupuesto participativo con los ciudadanos y respetaremos al poder legislativo. Todo lo que propongamos al congreso que tenga el origen de la participación ciudadana, porque entonces las prioridades son las que dicen ellos, no las que digo yo o las que dice el gobernador; en ese caso, lo que haremos es que el congreso asuma su responsabilidad también y le daremos todo el espacio para que lo haga”.

El candidato Enrique Acosta Fregoso, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en su turno compartió que “para poder adelgazar ese adeudo, hay que revisar exactamente. Tiene que haber un acuerdo entre ejecutivo y legislativo para revisar el marco legal en el que se hicieron esos contratos, y si esos contratos afectan a Baja California, los dos poderes tendrán que hacer el ejercicio judicial para echarlos abajo: el C5, la desaladora, las APP (Asociaciones Público Privada) y todo ese monstruo que el panismo nos deja a los bajacalifornianos”.

Por último, Jaime Martínez Veloz, del Partido Revolución Democrática, expuso su idea: “Naturalmente, la revisión de los contratos es una necesidad, legal, jurídica, fiscal, financiera, y delimitar las responsabilidades. Creo que es necesario reformar el artículo 49 de la constitución para lograr incorporar la participación de la ciudadanía en la definición del nuevo gabinete. Un gobierno austero, un gobierno ágil, pero eficiente, sensible, que gobierne desde el territorio, junto a la gente”.

Como fue costumbre durante todos los debates organizados por el IEEBC, el candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia por Baja California”, conformado por Morena, el Partido del Trabajo (PT), Transformemos y el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Jaime Bonilla, no se presentó a expresar sus propuestas.