Caricias, trigo y verduras

by linaresvillamild@gmail.com
0 comentario


Victor Martínez Ceniceros

Abordar el asunto de la contaminación del aire en Mexicali, solo en temporada de frío, o cuando truenan cohetes, o bien, reducir el tema a la colocación de sensores, es no tener ni idea de cuál es el problema a resolver.

Es que, nos guste o no, vivimos rodeados de contaminantes, los hay en el agua, en el champú, el arroz, las especias, por citar solo algunos casos (“Codex Alimentarius”, FAO). Por si fuera poco, nuestro organismo, posee una especie de caldo de bacterias, virus, útiles para estar sanos, de forma tal, que la pureza sanitaria no parece ser tan determinante si de sobrevivir hablamos.

Favor de no confundir el punto: La polución no es buena, el conflicto es que de todas las posibles opciones con las cuales se ensucia el ambiente, nos estamos enfocando solo en una, pero particularmente, la reducimos sólo a los datos, sin presentar planes de mejora o formas de comunicar los mensajes de prevención, para mover a la acción. Es más, un mapa de la ciudad lleno de puntos color guinda, muestra del exceso de partículas contaminantes, sale sobrando, porque en esas condiciones, la nata de humo, es visible hasta para el más necio.

Todas las señales apuntan a que las personas hacemos muy poco o casi nada, para evitar algo dañoso a nuestra salud, cuando no vemos consecuencias inmediatas el cien por ciento de las veces. No morimos por el smog en Mexicali, en buena medida gracias a que los humanos contamos con mecanismos de purificación interna, que suelen ser eficaces prácticamente siempre. La pirotecnia que lesiona, es tan inusual, que por ese mismo hecho, se convierte en noticia, por ende, no sirve como medida de advertencia.

Las investigaciones “Environmental exposures and asthma development: Autophagy…”, “In the begining, there was the cell: cellular homeostasis”, “Autophagy role in environmental pollutants exposure”, “Microbiote in health and diseases”, ayudan a comprender las bondades del organismo humano. Si los miembros de grupos ambientalistas, contemplaran algo de esto (y un poquito del tema de percepción de riesgos, como “Perception of risk”, de Paul Slovic) en sus planeaciones, quizá no estarían tan aferrados en ver a los aparatitos sensores como señal de avance.

Mejor, respiremos en paz, hagamos lo que esté en nuestras manos, para evitar dañar el ambiente o a nosotros mismos, pero, sobre todas las cosas, confiemos en nuestro sistema interno de protección, tanto como para cuidarlo mucho, con frutas, caricias, trigo y verduras, pero en especial, con mucho amor propio.

You may also like

Sobre Nosotros

Promover una comunidad informada, critica, participativa, educada, colaborativa y empoderada, para que seamos responsables de nuestra propia calidad de vida asumiendo un rol activo en el acontecer público.

Newsletter

Últimas noticias

@2024 – Todos los derechos reservados.