Por Jorge Morán

Como cada año, una auténtica fiesta es la que se vivió a las afueras de la Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe, en el Centro Histórico de Mexicali, con motivo de la conmemoración de la aparición de la Reina de México en el cerro del Tepeyac hace ya 487 años.

Miles de mexicalenses, la mayoría de ellos acompañados de sus familias, acudieron a esta iglesia desde las 6 de la tarde del martes 11 de diciembre, hora en la que dieron inicio las festividades con la ya tradicional kermes, en donde los asistentes pudieron disfrutar de una gran cantidad de alimentos y artículos diversos, así como de juegos mecánicos, acompañado de un programa cultural con la presentación de artísticas de la localidad.

A las 11 de la noche se celebró la misa solemne con motivo de tan importante celebración encabezada por el III Obispo de Mexicali, José Isidro Guerrero Macías, conmemorando la última aparición de la Virgen Morena al indígena Juan Diego en el año de 1531.

Venerada por millones de feligreses en todo el país y en el extranjero, la Emperatriz de América cuenta con gran vigencia para la comunidad cachanilla, lo cual se pudo percibir con la gran cantidad de personas que se dieron cita para cantarle las mañanitas en punto de la medianoche, muchos con grandes ofrendas florales, pero todos con alegría y devoción.

Durante el transcurso de este miércoles 12 continuaron las festividades en el principal templo de la ciudad, donde se fueron celebrando misas cada hora, todas con gran asistencia por parte de los creyentes que asistían desde diferentes puntos de la ciudad, la zona valle y regiones aledañas.

A las afueras de la iglesia los matachines no podían faltar, quienes portando sus vestimentas típicas y cubriéndose con la imagen de la Virgen realizaban sus danzas como ofrenda para la madre de los mexicanos.