Elementos de la Dirección de Aduanas y Protección Fronteriza cerraron esta madrugada el paso vehicular en la garita de San Ysidro, con el objetivo de reforzar la infraestructura de seguridad para evitar el paso de la caravana migrante a Estados Unidos.

A las tres de la mañana (hora local) los carriles del puerto fronterizo fueron cerrados, por lo que elementos de la Policía Municipal y Federal desviaron los automóviles a la garita de Otay, lo cual generó caos y confusión entre los conductores.

Así mismo, el paso peatonal este fue cerrado, por lo que los visitantes tuvieron que ingresar por el paso denominado Pedwest, ubicado a un kilómetro de la garita internacional.

El cierre provocó filas que rebasaron las tres horas de espera en las alternativas de ingreso al vecino país, tomando en cuenta que este fin de semana largo fue aprovechado por mexicanos para viajar a San Diego a realizar compras o a trabajar.

Fue cerca de las 7 de la mañana cuando la garita de San Ysidro fue reabierta de manera parcial al tráfico vehicular.

Foto: Said Betanzos